La ventana

Luis Carlos Peris

Abortado el paseíllo, mejor así

NUNCA un paseíllo ha levantado tanta expectación. Ni siquiera cuando el Domingo de Resurrección en Sevilla se anunciaba un año y al otro también Curro Romero para aparecer por Iris como un dios laico vestido de verde y oro. Ni siquiera entonces, ni aunque se anunciase Manolete redivivo, su paseíllo iba a estar rodeado de la expectación que ha despertado la posibilidad de ver a una infanta de España discurriendo entre una turbamulta con sangre en los ojos. Pero se ha frustrado dicho paseíllo y en buena hora. Así como no comulgo con las dificultades que encuentra la Justicia para juzgar a la Infanta, tampoco acepto lo que se presumía un linchamiento. La justicia debe ser igual para todos, pero eso ha de dilucidarse cara a cara con su señoría y no de antemano para darle sitio al morbo más nauseabundo. Afortunadamente, el paseíllo se abortó a tiempo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios