PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Ambulatorios según y cómo

LOS cambios en el mapa de centros de salud en el casco antiguo tienen de los nervios a muchos vecinos. Y no les falta parte de razón a quienes viven cerca de Marqués de Paradas: los nuevos destinos les caerán más lejos. Va de suyo que cada vecino pida tenerlo todo a mano en función de su domicilio y sin pensar en quien queda más lejos. Menos admisible resulta que el debate mediático omita una perspectiva esencial: hay núcleos de población que se hacen notar porque tienen vecinos con capacidad de liderazgo y movilización, y hay otros barrios colindantes que parecen inexistentes por carecer de esa portavocía. A los silenciosos hay que tomarles la temperatura y vacunarles.

He vivido siete años muy cerca de Marqués de Paradas, frente a frente, de un centro de salud y de un centro de médicos especialistas. El primero es el que se cierra por sentencia judicial en favor del propietario. La doble cercanía era una ventaja para unos y un agravio para otros. Estoy de acuerdo con los problemas que depara la alternativa que se les da ahora a los vecinos del Arenal: el ambulatorio contiguo a la Campana, un edificio en alquiler cuya accesibilidad es muy mala tal y como está de laberíntico el tráfico en el cogollo del casco antiguo. Pero al menos está equidistante en su ámbito de influencia, que engloba hasta Santa Cruz.

Quieren que se reutilicen como centro de salud los bajos del mercado del Arenal para que no haya familias a las que les toque, por saturación en el de la Campana, trasladarse al nuevo centro de salud de San Luis o al de la prolongación de Torneo. Ojalá lo consigan. Y ojalá de paso se hermanen con los vecinos de barrios del norte y este de Sevilla, que no han tenido de toda la vida un médico de familia tan cerca ni en pintura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios