TIEMPO El tiempo en Sevilla pega un giro radical y vuelve a traer lluvias

La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Añoranza de un tiempo de normalidad

Vivimos en la sordidez, el sectarismo, la inmundicia y el desapego. Al amigo el culo y al enemigo por el culo; en fin, eso es lo que hay. Si el apaleado es de la cuerda, leña al mono; si los que son de la cuerda resulta que son los apaleadores, leña al mono... pero al revés. O sea que eso es lo que procede en esta tierra de garbanzos y de canallas a la carta. Vivimos en un mundo inimaginable hace dos telediarios, o tres, y ahí es donde nos percatamos de que la felicidad es tan etérea que sólo le damos la importancia debida cuando ya no tiene sitio entre nosotros. Da grima ver los telediarios y hasta miedo a salir a la calle estén despobladas o atiborradas. El panorama es tan desolador, el destrozo a esta sociedad tan enorme que vamos a ver cómo amanece cuando todo esto pase. Porque, amigo, yo creo que este estado de cosas llegará el día en que sólo sea un mal recuerdo, ¿no?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios