Las dos orillas

Aviso para la izquierda

La izquierda volátil, en esta ocasión, sí acudió a las urnas, pero sus votos fueron para Isabel Díaz Ayuso

Desde que comenzó la pandemia del Covid-19, en España hemos tenido cuatro elecciones autonómicas: en Galicia y País Vasco (julio de 2020), Cataluña (febrero de 2021) y Madrid (mayo de 2021). Cuatro convocatorias con un electorado de muy diferentes costumbres. En todos los casos, hubo intentos de extrapolar los resultados al conjunto de España, y en todos los casos es un error. Sin embargo, las elecciones de Madrid dejan dos sorpresas a no olvidar. Una es que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias podían pagar en las urnas su desastrosa gestión sanitaria y económica de la pandemia, en la que tomaron por tontos a los españoles. Y otra que cuando había más extremismo ha subido la participación, pero no para votar contra la derecha (como era lo habitual en tales casos), sino para votar contra la izquierda.

En España, la mayor participación favorecía siempre el triunfo del PSOE y la izquierda. Mientras que cuando la participación bajaba solía ganar el PP. En un artículo publicado en El País, en 2007, César Molinas explicó el comportamiento de la denominada izquierda volátil. Un sector del electorado se considera de izquierda, pero sólo vota cuando está motivado, y entonces apoya un Gobierno del PSOE, como ocurrió con Felipe González en 1982, o en 2004 con José Luis Rodríguez Zapatero, tras el 11-M. Mientras que cuando hay desencanto con los socialistas, ese sector de la izquierda votaba a IU; o bien se abstenía y la participación bajaba, como sucedió en 2000 con Aznar, para permitir un Gobierno del PP, pero sin pasar por el trance de votarlo.

La diferencia con lo que sucedió el martes es terrible para el PSOE. Ese sector de la izquierda volátil, en esta ocasión, sí acudió a las urnas, pero sus votos fueron para Isabel Díaz Ayuso. El PP ha ganado 35 escaños más que en 2019, y corresponden a los 26 de Ciudadanos, más 9 que rebaña al PSOE. Sube con votos de centro y centro izquierda. Sin embargo, a Vox no le quitó ninguno (tenía 12 y ahora 13). Al PSOE, que ha perdido 13 escaños, también le han quitado 4 Más Madrid y 3 Unidas Podemos. Los datos no son exactos porque se han repartido 136 escaños en total, y en 2019 eran 132.

El PP fue el más votado incluso en distritos emblemáticos de la izquierda, como Puente de Vallecas, a pesar de que subió la participación. En vísperas del fin del estado de alarma, Pedro Sánchez ha empezado a pagar en las urnas por sus errores. Y se ha abierto un nuevo escenario: la gente votó sin complejos para castigar a un mentiroso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios