Tal para cual

Sánchez y Milei son los políticos que mejor dominan la nueva era del ‘homo tiktokensis’

Si hoy mismo tuviéramos que reescribir el inicio de Anna Karenina en clave política, lo tendríamos que dejar así: “Todos los autócratas narcisistas se parecen, pero cada autócrata desquiciado lo es a su manera”. Estamos hablando, por supuesto, de Javier Milei y Pedro Sánchez. Cualquier persona con un mínimo de inteligencia sabe que los dos son personajes profundamente enamorados –¡pero sólo de sí mismos!– que conciben la política como un ejercicio del poder más caprichoso y personalista. Para ellos, el Estado tiene que estar completamente a su servicio (aunque cada uno tenga objetivos distintos). Milei pretende destruir el Estado argentino, o más bien lo poco que queda de él después de décadas de peronismo. Y Sánchez quiere ponerlo a su servicio como si fuera un monarca absoluto. Esto lo sabe cualquiera. Pero lo que no sabemos es lo que estos dos personajes van a ser capaces de hacer a partir de ahora, cuando parecen haber rebasado todas las barreras de la conducta racional.

Porque hasta ahora sabíamos que los dos eran unos narcisistas incurables, pero ahora también sabemos que han entrado en la fase del puro delirio obsesivo. Es cierto que Milei ya llegó bastante desquiciado al poder, cargado como venía con toda clase de traumas y trastornos. En cambio, Pedro Sánchez parecía un tipo frío y racional –un socialdemócrata de manual–, hasta que hemos descubierto que debajo de esa fachada sonriente y cool se escondía un personaje con una personalidad que no nos atrevemos a definir porque la cólera de Jehová –como dice el profeta Isaías– es capaz de oscurecer la tierra y de obligarnos a comernos la carne del brazo. Así que nos mantendremos calladitos, por si las moscas. En cualquier caso, es evidente que los dos han encontrado la horma de su zapato y que han empezado a actuar dentro del puro delirio obsesivo. ¿Hasta dónde podrá llevarnos este delirio? Cualquiera sabe, pero esta forma de actuar propia de adolescentes de 12 años no anuncia nada bueno. Nada en absoluto.

Por desgracia, Sánchez y Milei son los políticos que mejor dominan la nueva era del homo tiktokensis en la que todo es teatro y griterío. Y por desgracia, su forma de entender la política es la que mejor funciona en estos tiempos de infantilismo colectivo. Ahora nos lo tomamos a risa, pero en realidad deberían darnos miedo. Mucho miedo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios