José Luis Sanz tiene, aparentemente, despejado el camino para convertirse en el candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla. A pesar de que no es el preferido de la dirección andaluza de su partido ni persona muy cercana al presidente de la Junta, no parece que esta designación se vaya a convertir en un nuevo pulso entre Génova y San Telmo. La decisión final la va a adoptar, porque así está establecido en los estatutos, Pablo Casado y su núcleo de confianza, que parecen que tienen claro que el actual alcalde de Tomares es la persona que podría cambiar el signo político en la Plaza Nueva.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios