La ventana

Luis Carlos Peris

Defendiendo el marquesado del seleccionador

POR la escalera tan en desuso de la normalidad bien puede llegarse a las más altas cotas. Los comportamientos normales suelen prodigarse poco en este tiempo de peleas de lavadero televisadas en directo y de petimetres sin motivo para presumir de nada que medio merezca la pena, por lo que hay que acoger con agrado la decisión del Rey de nombrar marqués a un entrenador de fútbol. Un entrenador de fútbol que saluda a todo el mundo con amabilidad, que no le pone una mala cara a nadie y que no sigue la filosofía de tantos próceres del fútbol a los que hay que dirigirse como si, en realidad, fuesen seres superiores. Desde el viernes es marqués Vicente del Bosque y el Rey no ha hecho más que imitar a su prima inglesa cuando hizo Sir a Alf Ramsey, a Bobby Charlton o Alex Ferguson. Total, más méritos atesora Del Bosque para ser marqués que esos inútiles que heredan el título un puñado de generaciones después.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios