Vía Augusta

Denles tiempo

No hizo falta que la oposición desacreditase la promesa de que no habrá referéndum de autodeterminación, lo hizo ERC

No hizo falta que la oposición desacreditase la promesa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que no habrá un referéndum de autodeterminación. Bastó que lo hiciese el principal socio del Gobierno de coalición de PSOE y UP, ERC.

Sánchez trató de ponerse solemne y hasta enérgico. "Nunca", dijo. "Jamás", reafirmó inmediatamente. Ni siquiera que explicase lo obvio, que hay que cambiar el artículo dos de la Constitución y eso necesita una mayoría cualificada de tres quintos de la Cámara Baja -210 de 350 escaños- les sirvió para convencer a alguien sobre la credibilidad de su compromiso, por más que reiterara que "el PSOE no lo apoyará" y enfatizase: "Nunca, jamás".

Para desarmar la fatua promesa de Sánchez bastó que subiese a la tribuna el portavoz de ERC, Gabriel Rufián: "Dice que no habrá referéndum, pero también dijo que no habría indultos. Denos tiempo".

Y hete aquí el gran problema de Sánchez. Que los hechos, que son tozudos, acostumbran a descubrir sus embustes.

Poco antes de presentar la moción de censura a Mariano Rajoy, el hoy presidente dijo que no podía usar ese mecanismo porque exigía que le votasen los partidos que querían destruir el marco constitucional. En menos de un trimestre el Congreso le eligió el primer presidente que accede al cargo por esa vía -legítima, por supuesto-, y con los votos de ERC, PDeCAT y hasta EH-Bildu, al margen de Podemos y sus confluencias.

Tras convocar hasta dos elecciones porque esos socios no le permitían aprobar un presupuesto -¡gobernaba en minoría con 84 escaños!-, durante los debates electorales, acorralado por los candidatos de PP, Pablo Casado, y Cs, entonces Albert Rivera, negó en un debate televisado en noviembre de 2019 que él indultaría a los independentistas e incluso dijo que reformaría el Código Penal para que fuese delito convocar un referéndum ilegal. Es suficiente para demostrar sus mentiras. Ni siquiera hay que recordar que hizo oposición contra los indultos entre 2013 y 2014. En menos de dos años indultó a los condenados por sedición.

Y es ahí donde radica el problema y la gravedad de la evidencia de la advertencia de Rufián. Denles tiempo y los independentistas lograrán que sólo los catalanes voten si quieren independizarse. Denles tiempo y se demostrará que Sánchez mira siempre por su interés personal, ni siquiera el del PSOE, y su supervivencia en el poder depende de ello, con la consulta -de la que el ministro Miquel Iceta comenzó a hablar ayer mismo- pasará como con los indultos.

A los españoles sólo les queda el voto para impedir darle más tiempo en el Gobierno, pero precisamente por los indultos probablemente no se vote en dos años largos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios