Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Desentrañando a Quique Setién

Si el Betis le añadiera a la posesión velocidad y verticalidad estaríamos hablando del Barcelona

Interesante entrevista la que ayer venía en estos papeles y que habrá servido para conocer un poco mejor a ese gran desconocido que es el entrenador del Betis. Alguien dirá que cómo se tilda de desconocido a un hombre que está a diario en el candelero. Pues resulta desconocido porque apenas sale de su introversión de vocacional, y bastante mañoso, jugador de ajedrez, que ya se sabe que en el ADN del ajedrecista no figura ser extravertido.

En el desconocimiento del personaje, Quique Setién se ha rodeado de una multitud de partidarios y otra de enemigos o gente que no comulga con la forma de jugar el Betis. O dicho de otra manera, gente a la que fastidia tanto elogio como se vierte sobre su equipo desde trincheras situadas fuera del área de influencia, verde, blanca y verde. Por ejemplo, eso de batir cada domingo el récord en tiempos de posesión es algo que le rechina a cuantos no comulgan con la fe bética.

También le rechina a personas que sí confiesan profesar dicha religión, aunque hay quien llegó a pensar que a ese tipo de béticos lo que menos le gusta es que gane el Betis. Por ejemplo, se ha instaurado la especie de que esa forma de jugar en la que el rival apenas llega a saber cuánto pesa el balón es indudablemente inocua. Y no miran al número de puntos logrados, dos menos que Madrid y Barça, ni al número de goles encajados, sino a que son posesiones que no conducen a gran cosa.

Más velocidad en la circulación de la pelota y más verticalidad es algo que a todo bético le gustaría, pero en ese caso no estaríamos hablando del Real Betis Balompié sino del Fútbol Club Barcelona. No de este Barça, sino del que dirigía Pep Guardiola, pero sin la inclusión de Messi vestido de verdiblanco; o sea, dificilísimo. Lo cierto es que lo conseguido por Setién a la hora de aprovechar lo que le ha arrimado Serra no es para que, precisamente, proliferen detractores, ¿o sí?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios