Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Ejércitos

CADA semana parecen crear un programa nuevo y afinan el hocico para dar con el tema que más preocupa al personal. Ya es pura insistencia en estos contornos tildar a Salvados como el espacio de actualidad más en forma de la televisión en España. El más contundente y el más interesante, gracias a un reportero, Jordi Évole, capaz de sonsacar palabras, gestos, huidas, declaraciones... debate. Es el programa de nuestra crisis y va a seguir siendo cada domingo el termómetro en el esfínter sociopolítico. Puestos a encontrar fallos en estos siempre bien hilvanados reportajes de El Terrat, tal vez Salvados se ha propuesto liderar la 'agenda disidente', señalar el orden de los temas de la indignación oficial. La última etapa ha sido la industria armamentística y lo que detectan como presuntos apaños de los fabricantes con el Gobierno y el Ejército. ¿Qué es más prioritario, un hospital, una escuela o un carro de combate comprado a Alemania? Tener unas Fuerzas Armadas sólidas, útiles, y respetables y con credibilidad de cara al exterior, es un asunto importante para un país, pero Salvados no estaba por la labor de reflexionar desde la otra trinchera.

Évole, que con su fingida ingenuidad pone en situación incómoda a su interlocutor, es capaz cada domingo de encontrar ese personaje que desata a la opinión pública. El ex ministro Eduardo Serra punzó sobre la inversión universitaria, cuestionando un sobredimensionado número de titulados en sectores colmados de personal, frente a la necesidad de tener un ejército bien pertrechado y modernizado. Salvados abre la veda sobre el gasto en armamento y soldados. Pero ese no debía ser el debate prioritario. Ahora vendrán muchas más opiniones y reportajes al calor de un programa de La Sexta tan necesario como a veces parcial.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios