J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Espadas arriesga

Una negociación del PP y PSOE sobre un Presupuesto es lo mejor que le habrá pasado a Andalucía en lustros

Juan Espadas ha dejado descolocados a muchos dirigentes socialistas por su tesón negociador, nadie preveía que su líder llegaría a plantear una negociación real con el PP para aprobar el Presupuesto de 2022. Hay vértigo, dudas e incertidumbre, porque nunca en Andalucía se han alcanzado acuerdos entre el PSOE y el PP en asuntos de calado, a excepción de la reforma del Estatuto de autonomía. ¿Qué busca Juan con ello?, se preguntan muchos.

Algo de tiempo es seguro. A Espadas no le convienen unas elecciones tempranas, pero eso no justifica la magnitud de la operación. Hay algunas consecuencias positivas que saltan a la vista. Espadas traza una estrategia propia y marca agenda y, además, descoloca a Vox, porque el partido de Abascal deja de ser un elemento imprescindible de la gobernabilidad andaluza. Pierde influencia, y queda arrumbado en ese lugar impreciso del Parlamento donde van a parar las oposiciones improductivas.

No es bueno para Vox, aunque el PSOE no podrá utilizar desde ahora la acusación de que el PP se apoya en la ultraderecha; el trifachito dejará de existir si las cuentas se aprueban con el voto socialista. También es verdad que atizar el miedo a los ultras no daba al PSOE ningún rédito, ni en Andalucía ni en Madrid. Era una vía muerta.

A muchos votantes socialistas no les desagradará que Juan Espadas negocie el Presupuesto con el PP, pero el candidato tiene que encontrar y exhibir un logro de ese acuerdo, no basta con alardear de que ha apoyado unas cuentas que eran necesarias para la comunidad, hay que cobrar una pieza. Y explicarlo, al menos a su comité regional.

Si el candidato rentabiliza la negociación con ese acto de valentía se habrá ganado el liderazgo. Pero cabe hacerse otra pregunta: ¿Cuánto gana Juanma Moreno con ello? ¿Gana más el presidente de la Junta que el líder de la oposición si éste pasa a la historia como el primer dirigente de derechas capaz de pactar con los socialistas? Pienso que sí, y por eso Espadas desconcierta a los suyos. Juan tiene un modo peculiar de actuar. Logró que Susana Díaz se haya ido, por fin, sin liar ningún escándalo, pero alguna reprimenda ha faltado cuando la ex presidenta se choteaba de su grupo parlamentario. Una negociación de este calado puede ser lo mejor que le ha ocurrido a Andalucía en lustros, pero debe ser asumida con transparencia y liderazgo. Tampoco debe olvidarse que el mismo vértigo de los socialistas también se siente en el PP, al apartarse de ese modo de Vox.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios