Crónica Personal

España no funciona

Las prioridades para Sánchez no son resolver los problemas y que España funcione, sino garantizarse el poder 'sine die'

No se trata sólo de la gestión de la pandemia, de la falta de cumplimiento del calendario de vacunación, de que quedan docenas de miles de españoles que todavía no han recibido un euro por los ERTE que sufren desde hace meses, y que un porcentaje alto de organismos públicos no han pagado a proveedores aunque ha transcurrido el doble del plazo máximo para hacerlo efectivo. Siendo grave todo ello, a este Gobierno le tiene sin cuidado la atención a los ciudadanos que llevan meses tratando de arreglar problemas que sólo se solucionan en ventanillas, por teléfono o a través de internet. Y encima esos ciudadanos se ven obligados a pagar multas por no haber tramitado en plazo altas, bajas, renovaciones o presentar documentos que solo pueden facilitar las administraciones públicas.

Al Gobierno sólo le interesan los asuntos políticos, mientras los ciudadanos vagan de sede oficial en sede oficial para que alguien les atienda; pasan horas llamando a teléfonos en los que nadie contesta y tratando de conseguir una cita a través de internet.

Si eso ocurriera en una empresa, se tomarían medidas contra el responsable o se reforzaría el departamento con más personal. Pero no es eso lo que ocurre con los organismos públicos, y desgraciadamente en este caso no se ven excepciones porque no hay nadie en este Gobierno "social" que se ocupe de lo que más preocupa a la sociedad, que es lo que decía Felipe González que debía ser seña de identidad del buen Gobierno: que España funcione.

España no funciona. En Moncloa sólo importa aprobar leyes y decretos que garanticen la supervivencia del bloque que permite a Sánchez e Iglesias mantener la coalición, y así dan prioridad a los indultos, el desprecio a la lengua común en la ley de educación, los okupas, el acercamiento de presos de ETA o cualquiera de los caprichos de Irene Montero que según ella son símbolos de igualdad.

La rumorología apunta a que Carolina Darias va a sustituir a Illa en Sanidad. Lleva un año al frente de Política Territorial y Función Pública. Pues sí que Darías puede presumir de gestión… y sin embargo podría encargarse nada menos que de la gestión de la pandemia. Nunca, jamás, la función pública ha estado peor. Y no por culpa de los funcionarios, sino porque este gobierno no la ha dotado de los medios indispensables para que realicen su trabajo. Ni se han ampliado plantillas ni cuentan con los medios informáticos de primera necesidad.

Las prioridades para Sánchez no son resolver los problemas o trabajar para que España funcione , sino garantizarse el poder sine die.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios