La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Explosión de vida y volteo de campanas

Lanzar las campanas al vuelo es lo que pide el cuerpo tras vivir lo que se ha vivido en este puente del Pilar. Viviendo esta apoteosis de vida en la que no hubo freno de mano ni impedimento que se le pareciera lo que te pide el cuerpo es un volteo de campanas celebrando el retorno a la auténtica normalidad. Sólo el molesto uso de la mascarilla la da un punto de sordina a lo que ha sido una explosión de vida que nos retrotraía a lo de toda la vida. Con el noventa por ciento de ocupación hotelera, este puente nos ha llevado a lo que pasaba cuando el bichito cabrón era sólo un asunto de chinos que no nos preocupaba lo más mínimo. Miles y miles de muertos después, la vida resurge con fuerza y volteo de campanas que anuncia el final de un túnel largo como una noche de insomnio. Y el cuerpo pide lanzar las campanas al vuelo, pero ¿seguro que ya estamos en el buen camino?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios