La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Felicidades con el alma, querido amigo

Supo parar el tiempo con su capote, pero el tiempo discurre inexorable, los años pasan y los tacos de almanaque caen sin solución de continuidad, de manera inevitable. Ochentaiocho son los tacos que ha visto caer Curro Romero, lo que se celebraba anoche con un acto tan multitudinario como entrañable en una muestra de cariño que en raras ocasiones se da. Estaba anoche el Cartuja Center hasta el tejado y hasta hubieran hecho falta dos teatros de esas dimensiones para acoger a todos los que querían asistir. Hay que ver cómo se agigantó la figura faraónica de ese mago de los avíos de torear, tanto que en la inmensidad del número de sus partidarios, la mayoría de ellos nunca lo vio torear. Sólo quedan los vídeos, pero no es lo mismo y la sugestión que ejercía en cuantos ocupábamos los tendidos no la ofrece el vídeo, entre otras cosas porque ahí no baja el Espíritu Santo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios