María josé andrade

Periodista

Fichas de ajedrez

Ese régimen que quieren "tumbar" es la democracia que tanto costó instaurar

No os ha pasado alguna vez, que queréis decir una cosa y termináis diciendo todo lo contrario e incluso algo que no tenías previsto comentar?

Está claro que el subconsciente nos juega a todos malas pasadas, y que esto ocurra entre amigos puede ser gracioso, pero cuando la situación tiene lugar dentro de las instituciones, la cosa tiene su importancia y una relevancia que cambia el discurso de quien lo está diciendo. Tanto, que en ocasiones la ciudadanía percibe que les están tomando el pelo y que, en realidad, lo que están verbalizando es lo que acaban de negar, modificar o rectificar, y sin ningún tipo de pudor.

Muchos son los que percibimos a estas instituciones como un tablero de ajedrez. Un tablero en el que los miembros que lo componen tienen la seguridad de que mueven las fichas con táctica e inteligencia.

Pero la realidad es bien diferente. Y lo es porque la ciudadanía sabe que las desplazan a su antojo, y sin percibir que no son tan diestros en el juego como ellos piensan.

No hace mucho se dio este escenario que tuvo como protagonista a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, cuando anunció que se bajaba el IVA de las mascarillas del 21% al 4%.

Tras meses negando la autorización de Europa para llevar a cabo esta rebaja y esa misma mañana, algunos miembros del Gobierno, comunicaban ante los medios de que no tendría lugar esta reducción; la ministra Montero comparecía para comunicar que habían recibido la autorización de Europa para llevar a cabo esa bajada y que "puedo anunciarles que vamos a dar un paso (atrás) más, y vamos a bajar el IVA de las mascarillas, del 21% al 4%".

Ahí estaba el lapsus. Un lapsus que, si no fuera por la importancia que entrañaba, sería divertido pero que a muchos dejó con la boca abierta tras meses de gastos en un artículo que se pagaba a precio de lujo y que se había convertido en primera necesidad por la obligatoriedad de su uso.

Pero en otros momentos ocurre lo contrario y dicen lo que están pensando, aun a riesgo de hacer daño, de traer al presente un pasado lleno de dolor y de remover heridas abiertas que nunca se cerrarán.

Y eso es lo que hizo hace pocos días en el Parlamento vasco el presidente de Sortu y parlamentario de Bildu Arkaitz Rodríguez, cuando explicaba el porqué del apoyo de la coalición abertzale a los presupuestos de Sánchez y enfrentándose con el PNV: "… Vosotras habéis ido a Madrid a sostener el régimen en beneficio de unos pocos de los vuestros. Nosotros vamos a Madrid a tumbar ese régimen en beneficio de las mayorías de los pueblos".

Ese régimen que quieren "tumbar", es la democracia que tanto costó instaurar en este país. Es la que defiende la soberanía del pueblo. Es la nos da la libertad de elegir. Es la que reconoce nuestros derechos y es la misma que, cuando el ex ministro Ernest Lluch fue asesinado por ETA, dio amparo y justicia a los acabaron con la vida de un hombre que no cejó en el empeño de construir puentes que ayudaran a conseguir la paz que hoy disfrutamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios