MOVILIDAD Así funcionará el tranvía de Nervión desde junio

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Entre Iker y Messi aparece el Leganés

Está obligado el Sevilla a no perder comba ante un rival que sabe a qué juega y que regala nada

Con el ánimo a caballo entre la dolorosa noticia del percance cardiaco de Iker y la enésima y descomunal actuación de Messi ante el Liverpool, aquí estamos, en un nuevo avant match liguero, que esto no se para. Contrito por el problema del que quizá haya sido el mejor portero de la historia de nuestro fútbol, horas después nos reconfortaba el mayor genio conocido para volver de revés un partido que merecía un gran Liverpool.

No se sabe a ciencia cierta si Iker podrá volver a calzar guantes, aunque lo natural es que se aleje de los esfuerzos que demanda el deporte profesional. En cuanto al nuevo milagro de Messi, qué vamos a decir que usted no sepa. Extraterrestre, sobrenatural, los adjetivos se acumulan para definir a este genio que en España disfrutamos un partido sí y otro también con la guinda de la portentosa forma de hacer que el cobre se volviese oro antier noche para el Barcelona.

Y en éstas que juega el Sevilla en viernes eludiendo con habilidad los efectos de la Feria. Partido de viernes en Nervión, caso insólito, y obligatoriedad de hacerse perdonar su inesperado devaneo de Gerona. Lo hará sin Banega de aquí hasta el final por obra y desgracia de su autoexpulsión en Montilivi, pero procede un quite del perdón ante un equipo que da pocas facilidades. Obligatorio ganar para no cejar en la pelea por Champions y para no ahogarse ante una orilla cercana.

El Leganés de Mauricio Pellegrino ha hecho un temporadón inesperado y hasta brillante en algunos de sus capítulos. Favorito es el Sevilla, ese equipo que cambia de faz según ejerza de local o de viajero. Extraño dilema el de un conjunto que se muestra intratable al calor de su gente y feble en los viajes. Hoy toca la cara de la moneda, pero cuidado con las confianzas, que el Leganés sabe a qué juega y entre otras cosas está que suele regalar poco y a veces, nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios