La ciudad y los días

Carlos Colón

Inaceptable

TERMINABA ayer diciendo que 86 años después de que Díaz del Moral escribiera que "sólo una doctrina de tipo religioso y utópico, (…) con su impulsivo sectarismo, con su entusiasmo delirante, con sus enseñanzas ingenuas, primitivas, simplísimas, tan cerca, por eso, de la sensibilidad y del entendimiento de las masas andaluzas (…) tenía virtud bastante para operar el milagro" de la redención del campesinado, seguir este exaltado camino en una democracia plena era, como mínimo, un error. Ya no existen señoritos cortijeros que puedan explotar con impunidad, poderes no democráticos que los amparen ni masas analfabetas, explotadas y legalmente desamparadas. El sectarismo delirante y las enseñanzas primitivas y simplísimas tendrán su público en los países subdesarrollados en los que el populismo o el fundamentalismo puedan arraigar, pero están de más en una democracia avanzada de principios del siglo XXI.

En el caso de los dirigentes que alientan estas actitudes anacrónicas habría que hablar más de estrategia irresponsable que de error. Es inaceptable que el parlamentario Sánchez Gordillo afirme la "la justicia está por encima de las leyes", encabece estas acciones y amenace afirmando que tiene grupos preparados para "volver a actuar" si no se atienden sus reivindicaciones; que Cayo Lara haya mostrado su "completo rechazo a la represión policial", pero no a los actos violentos y a la ocupación de Canal Sur; o que Diego Valderas haya caricaturizado estos graves hechos diciendo que "el Gobierno central y el autonómico apalean a los que piden un empleo o piden un salario". En las urnas -porque Andalucía no es el feudo de Marinaleda- paga la agonizante IU su errática política: en 2000 obtuvieron un 8,21%, en 2004 un 7,51 y en 2008 un 7,09 (en las últimas elecciones 2.148.328 andaluces votaron al PSOE, 1.721.964 al PP y 315.909 a IU: esto es la voz del pueblo y no el griterío que invade medios de comunicación).

Por lo demás hago mías las palabras escritas ayer por el compañero Juan Luis Pavón en su Pasa la vida, desde las primeras ("…Diego Cañamero y Juan Manuel Sánchez Gordillo, instigaron anteayer la ocupación del plató de los informativos de Canal Sur TV... En justa reciprocidad, el resto de sevillanos pueden emprender acciones para ocupar el escaño de Sánchez Gordillo en el Parlamento autonómico, así como ocupar el Ayuntamiento de Marinaleda…") a las últimas ("algún día, la mayoría silenciosa llenará la programación y los platós. Y a Sánchez Gordillo y al novio de Falete no les quedará más opción de protagonismo que encender el televisor o apagarlo").

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios