La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Indesmayable el acoso a la tauromaquia

Nadie está en condiciones de asegurar si terminará en derribo, pero el acoso al toreo es ilimitado y sus atacantes no descansan en pos de eliminar lo que no les gusta. Es lo que tiene la izquierda, con su supremacismo en el ADN, que no para hasta acabar con lo que no es de su agrado y así comprobamos cómo se agarran a cualquier clavo para que el toreo desaparezca. Si el nuevo ataque comenzó con lo de los enanos toreros sin pararse a preguntarles si se sienten denigrados o no, ahora ha salido la alcaldesa de Gijón tomando como argumento el nombre de algunos de los toros lidiados en El Bibío. Y lo hace tras una feria de Begoña saldada con éxito artístico y de público, pero que un toro se llamase Feminista y otro Nigeriano, en alarde de inoportunidad del ganadero, es el motivo para que la señora quiera suprimir los toros en Gijón. Y al aficionado que le vayan dando.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios