FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Interesantísimo

¿No leen lo que votan ni leen a quienes les votan La reforma es ofensiva para las mujeres. Han resucitado lo del “sexo débil”

Veinticuatro horas después de que los de Feijóo votasen con entusiasmo a favor de la reforma del artículo 49 de la Constitución, se filtra que ahora están que trinan por el “gol por toda la escuadra que le ha metido el PSOE”. Resulta llamativo.

En principio, parece sólo ridículo. ¿Cómo es posible que el gran partido de centro-derecha, con tanta densidad de abogados del Estado, haya votado unánimemente una reforma constitucional sin habérsela leído antes? Hablamos, además, de votar lo mismo que Bildu y que el PSOE, y sobre la Constitución, con la que está cayendo. Encima, en numerosos artículos de prensa se había avisado de que era absolutamente discriminatorio decir que se atenderán las necesidades de las disminuidas antes que las de los disminuidos, consagrando constitucionalmente un privilegio por razón de sexo. ¿No leen lo que votan ni leen a quienes les votan? Álvaro Nieto, director de The Objective, ha añadido un matiz indiscutible. La reforma también es ofensiva para las mujeres, porque permite deducir que su condición sexual conlleva algún tipo de gravedad. Por la vía de los hechos, han resucitado lo del “sexo débil”.

Pero lo interesante no es lo ridículo, sino lo oculto. Como se sabe, Vox votó que no a esta reforma. Se lo pensó mucho, porque, si los afectados prefieren ser llamados “disminuidos” y no “discapacitados”, todos estamos deseando darles gusto. Pero lo de la discriminación por razón de sexo era inasumible. Entonces, sopesó abstenerse, entre grandísimas presiones mediáticas, sociales y políticas para que votase que sí, como todos. En el último momento, decidió que lo único coherente y respetuoso era votar no.

Y justo entonces viene, de repente, el arrepentimiento pepero. No es el primero (ni será el último). También se arrepintieron cuando se subieron los sueldos. Y cuando cambiaron el escudo del Senado. Y cuando aprobaron los nuevos miembros del Tribunal Constitucional. Se arrepienten sin solución de continuidad. Mi hipótesis es que, si hubiesen arrastrado a Vox para votar junto a ellos, no se arrepentirían. No son tan torpes de votar sin leerse una reforma constitucional. Lo que les duele es que el voto de los 32 de Vox, como el dedito de los dos niños del cuento de El traje nuevo del Emperador, les haya dejado en evidencia. Creyeron que liaban a los de Vox y que nadie les señalaría; pero como no, ahora se rasgan las vestiduras, aunque sea ridículo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios