Jesucristo flamenco

EDITOR DE LA 'REVISTA MERCURIO'

Nos hemos tentado la ropa al conocer la película musical que, si la intercesión divina no lo impide, se rodará en Andalucía con el título de Jesucristo Flamenco. Más que la ropa, lo que nos hemos tentado es la túnica (la blanca, como inocentes corderos, y la púrpura, donde empaparemos quién sabe si un nuevo martirio para ojos y oídos). Al parecer, ahora durante el Festival de Cannes, se dará a conocer la inversión extranjera con la que contará Jesucristo Flamenco. Según leemos, el guión se basa en la historia de una tribu gitana, que llega a un lugar sin tiempo, Andalucía, donde se representará la pasión flamenca de Jesús. Con el arropo de la Virgen y de María Magdalena, el Ungido, pese a valerse de cantiñas, zambras y fandangos alosneros, habrá de enfrentarse a un formidable complot en plena Pascua judía. Fenomenal.

El cantaor Francisco José Arcángel Ramos, Arcángel, hará de Cristo. Confesamos la negligencia por no haber seguido la carrera del artista. No más allá de algún que otro afeite de vanguardia con el violonchelista de gamba Fahmi Alqhai o con el folclore de las Nuevas Voces Búlgaras. Sin dudar de sus virtudes flamencas y cristíferas, lo cierto es que sí que nos inquieta esta gitanesca versión de Jesús; esto es, como Hijo de Dios y anunciador de la vida eterna por bulerías. ¿No podrían dejar en paz al literario Jesús de Nazaret? Pese a los altibajos de fe, siempre hemos creído en él y, aunque estudiamos Letras Puras, siempre hemos tenido a Dostoiveski como apoyo técnico y moral ("Si me demuestran matemáticamente que Cristo está equivocado, me quedo a su lado"). En Sevilla (Alcázares, Itálica), como en el Torcal de Antequera, Bolonia y los olivos de Jaén y Córdoba, se rodará el citado musical con la producción de Spal Films (Antonio Pérez) y de Eva Films.

En su día quedamos atónitos con la gritería hippie de Jesucristo Superstar. Nos tememos ahora lo peor con este otro Jesucristo Flamenco. Hay quien ya sugiere en las redes que Jesús sería hoy por hoy el mayor influencer del mundo. Sea como influencer o como Cristo flamenco, quizá no sepamos que hemos entrado de lleno en otra versión de la liturgia cósmica de la que habló Mircea Eliade en Las promesas del equinoccio. Decía Eliade que el cristianismo mediterráneo había enseñado que la pasión, muerte y resurrección de Cristo santificaban la naturaleza y hacían que el mundo recobrara su pureza, la de antes del pecado. ¿Pertenece Arcángel a la nueva liturgia cósmica? Los montaraces dirán que el flamenco impuro no puede purificar naturaleza alguna. Pero con esto nos meteríamos en otro jardín, por supuesto ajeno al Paraíso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios