La ventana

Luis Carlos Peris

José Tomás y su particular piedra filosofal

CUESTA trabajo meter en la sesera cómo un torero que está en posesión de la piedra filosofal con la que reactivar el toreo se la guarda y no la usa con la asiduidad que dicho espectáculo demanda. Viendo la que se forma en torno a José Tomás cada vez que decide vestirse de luces resulta inexplicable que no se prodigue. Posiblemente a él no le compense, sobre todo por el esfuerzo mental que debe exigir entrar en una plaza dispuesto a todo, pero bien podría esforzarse un tanto para sacar al toreo del marasmo en que hoy se mueve. Esta cicatería del hierático torero madrileño es uno de los motivos por los que, cíclicamente, denuncio que el gran enemigo de la Fiesta vive dentro. Reconozco que no se puede torear a menudo con el grado de exposición que Tomás saca a la plaza, pero si lo del viernes en Huelva se repitiera con cierta frecuencia no estaríamos ahora hablando de decadencia de la Fiesta, claro que no.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios