La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

...y Madrid mirando a otra parte

Consolidado ya como efeméride, el Primero de Octubre se confirmó como ejemplo indiscutible de qué no puede pasar en democracia a fin de que dicha democracia no pase a otra vida. Como se esperaba, el cabo de año de aquel malhadado domingo de hace un año se celebró con más violencia en un clima de impunidad inadmisible. Las imágenes que nos llegaron de Cataluña hacen que estemos sumidos en la congoja por la comprobación de que la democracia que veníamos disfrutando desde hace cuarenta años se está yendo por los sumideros rumbo a las cloacas más fétidas. Que Cataluña se ha roto no hay ya quien lo niegue, pero lo que clama a ese cielo que también perderemos por no ponerse coto a esta barbarie es como el okupa de la Moncloa mira hacia otra parte. Comprensible en su fidelidad a los que le auparon al cargo y en su traición a España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios