Jorge Benavides Solís

Profesor Titular de la Universidad de Sevilla

Mascotas

Según las estadísticas, cuanto más ricos son los países, más población canina tienen

Sin saberlo, tiene una vida placentera. Después de dormir cómodamente bajo techo, desayuna jamón mezclado con otros productos hechos a su gusto. Nunca sale a pasear sólo. Siempre acompañado por un joven de servicio o por su amo, Por precaución, educación y respeto, llevan en su mano derecha una bolsita. Rara vez se oponen al camino elegido por aquél que desconoce el pudor. Le han impuesto un nombre cristiano, de un personaje o de un filósofo. Dispone de guardería, consulta médica, psicológica, peluquería, salón de belleza y modista. Participa hasta en las pasarelas de todo el mundo. Algunas veces por gratitud, ha sido beneficiado por su dueño con una suculenta herencia.

Gracias a la palabra mascota traída del francés el siglo pasado, ha cambiado su estatus. Perro era despreciativo. En los últimos años ha conseguido un éxito inusitado por lo cual, su demanda aumenta cada día. Hay criaderos de pura sangre, exclusivos. Sus precios alcanzan a varios miles. Su población actual en España es cercana a 15 millones. Según un periódico, mayor que la de los jóvenes de 15 años. La Sociedad Real Canina de España, dice: "Tener un perro en España (2019) conlleva un desembolso medio de 1.250 euros al año, o sea, 105 mensuales"

Los canes fueron domesticados hace 19.000 años. Seguramente resultaban útiles para la recolección y la producción. Los romanos los tenían como símbolo de seguridad, de estatus social, y de distracción infantil. En mosaicos se los ve de caza o como guardianes de las tumbas. Columela les dedica un capítulo. Sugiere ponerles nombre de fácil pronunciación, con dos sílabas, o por analogía, según sus características.

A partir del Renacimiento, aparecen en el primer plano de pinturas de Velázquez y de Murillo. Morales Padrón en 1992 publicó en una revista: Los perros en la pintura. Destaca su presencia en el ámbito de la realeza y de la aristocracia que plasman importantes artistas incluidos Rembrandt y Rubens. Vivían en el entorno exterior útil. No, en el interior de las viviendas.

Como nunca, en los últimos años, se ve cada ven más perros acompañados en las calles.

¿Cuál es la razón? Según las estadísticas, cuanto más ricos son los países, más población canina tienen. Podría ser asumido como un índice vinculado a la transformación de la familia y a la soledad: manifestación clara del inicio de una época de sucesivos y radicales cambios producidos por la Inteligencia Artificial: la robotización de la vida. En Japón, hay cientos de miles de hikikomori; rehúsan salir de sus cuartos. Viven en un mundo interconectado en el que alcanzan la plena y absurda soledad virtual en la que no caben las emociones. Así nos va.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios