la esquina

José Aguilar

Montoro contra Montoro

NO hay palabras más certeras para combatir la posición de un ministro de Hacienda que las de otro ministro de Hacienda... sobre todo si se trata del mismo ministro. A Cristóbal Montoro le ha salido, a cuenta de la inminente subida del IVA, un enemigo imbatible. Se llama Cristóbal Montoro.

No hace falta recurrir al candidato Mariano Rajoy diciéndole a su contrincante Rubalcaba en el debate electoral televisivo de noviembre de 2011: "Yo no soy como usted (...) Le subió el IVA a la gente y no lo llevaba en su programa (...) Yo lo que no llevo en mi programa no lo hago". Al menos él ya ha pasado una temporada reconociendo abiertamente que si hacía falta haría lo que prometió no hacer. Le ha hecho mucha falta, y en ello está.

Montoro también está en lo mismo, pero él definió con precisión por qué había que oponerse al aumento del Impuesto sobre el Valor Añadido. "No rotundo y firme a la subida del IVA por ser perjudicial para la crisis económica y la recuperación del empleo, por ser ineficaz, no se proveen más ingresos para el Estado, y por ser profundamente injusto, hablamos de un impuesto que grava a las rentas más bajas". Lo hizo en marzo de 2010, cuando era coordinador de Economía del PP y defendió una moción contra el alza del IVA dictada por el Gobierno Zapatero.

Está en las hemerotecas y videotecas: perjudicial, ineficaz y profundamente injusto. No engorda sustancialmente la recaudación de ingresos del Estado, castiga más relativamente a los más pobres y, al retraer el consumo, obstaculiza la reactivación de la economía. ¿Acaso la esencia de este gravamen ha cambiado sólo porque ahora sea Montoro quien lo defienda? ¿Hay un IVA socialista perjudicial, ineficaz y profundamente injusto y un IVA popular beneficioso, eficaz y promotor de la justicia distributiva?

Quizás Cristóbal Montoro (versión 2012) habría merecido la comprensión ciudadana si hubiese explicado la amarga verdad: para que España amarre finalmente el rescate de su sector bancario y disponga de un año más para cumplir con su objetivo de reducción del déficit público Bruselas exige, entre otras cosas, que suba el IVA. En vez de reconocer la verdad el ministro de Hacienda descubre mediterráneos insólitos. Dice, por ejemplo, que si los que deben pagarlo cumplieran con su obligación no habría necesidad de subirlo. O sea, como hay muchos que no lo abonan, que el Estado se ensañe con los que sí lo hacen. Es más fácil freír a IVA a los panolis de la economía legal que activar un plan de choque contra la economía sumergida. Que paguen más los justos por las culpas de los pecadores. Claro que qué se puede esperar de un ministro de Hacienda que acaba de firmar una amnistía fiscal para los grandes defraudadores...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios