premios Rosalía gana el Grammy a mejor álbum latino alternativo por 'Motomami'

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Nadie oye a Casandra

No tomen a los expertos por una Casandra inventora de catástrofes. Ya se sabe lo que le pasó a Troya

Escribía el compañero Jorge Muñoz que, pasadas las Navidades, la temida tercera ola parece mostrar los primeros indicios; y que Sevilla registró el sábado los peores datos de la semana, con 14 fallecimientos y un repunte de los contagios que alcanzó 661 casos frente a los 168 del pasado viernes. Al disparate de afrontar la pandemia con 17 estrategias distintas se suman las dudas y palos de ciego de los gobiernos autonómicos. Unos, como Castilla y León, piden, siguiendo las recomendaciones de sus expertos, que el Gobierno permita el confinamiento severo. Otros, como Andalucía, practican políticas blandas de pasito adelante y pasito atrás. Otros más, como Valencia, auguran un confinamiento domiciliario al alcanzar 6.240 contagios en un día. Cada comunidad autónoma presenta perfiles distintos. Pero no se puede actuar sin una política común frente a la pandemia. Y hay un escandaloso vacío legal no subsanado, pese a que vamos camino de que se cumpla un año de vida y muerte bajo la pandemia.

En La Sexta Noche el chef José Andrés, hablando desde Washington, fue rotundo: no se puede concebir que, en un país como España, más pequeño que algunos estados de los EEUU (alguno de los cuales, como California, roza los 40 millones de habitantes), se den 17 soluciones distintas al mismo problema común. Tras él, Bono mostró su extrañeza ante la gestión de la pandemia: "Somos muy parecidos entre distintos territorios para que en cada uno de ellos haya una normativa tan diferente… Sería bueno hacer homogéneas algunas medidas… Lo más importante es la salud, y lo menos, la exhibición… Si se considera que ese confinamiento debe llevarse a cabo en términos estrictos debe primar la seguridad sobre cualquier otro tipo de conveniencia". Palabras sensatas de ambos que parecen caer en saco roto.

Filomena pasará. Pero el Covid-19 ha venido para quedarse. Y muestra estos días una agresividad anunciada: los hospitalizados han aumentado un 39% desde Navidad. Está claro que no puede afrontarse con 17 estrategias distintas, que está fracasando el equilibrio entre salud y economía, y que el Gobierno no ha sido capaz de crear marcos legales que hagan compatibles los derechos individuales y la seguridad colectiva, la unidad frente al Covid-19 y las autonomías. No tomen a los expertos por una Casandra empeñada en inventar catástrofes. Ya se sabe lo que le pasó a Troya por no hacerle caso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios