TIEMPO Bajo de Guía se tiñe de blanco tras una impresionante granizada

El Papa y el Metro

Sólo faltaría que viniera el Papa para bendecir el tranvía de la Puerta Osario. En Buenos Aires viajaba en Metro

Uno de los alicientes más bonitos de las campañas municipales es el capítulo de promesas y paridas. En las elecciones generales parece que se difuminan entre propósitos abstractos. Por ejemplo, cuando dicen "vamos a bajar los impuestos"; o bien "vamos a mejorar la sanidad y la educación". Y lo mejor de todo es cuando dicen: "Si ganamos, vamos a crear empleo", y la gente se lo toma a cachondeo. Lo malo es que ya lo van soltando en cualquier campaña, incluso en las municipales. No obstante, en estas elecciones cercanas, predomina lo concreto. Ayer el presidente de la Junta, Juanma Moreno, prometió que las líneas 2, 3 y 4 del Metro estarán en los presupuestos de la Junta. Poco después, Juan Espadas prometía que el tranvía no sólo llegará hasta San Justa, sino hasta la Puerta Osario. Y se arrancó con su interés por intentar que el papa Francisco venga a Sevilla.

El alcalde estaba animado y en un ambiente jocoso, en el encuentro que organizó Radio Sevilla, de la cadena Ser. Había preguntas verídicas y de broma, como cuando Manu Sánchez le preguntó si prefería que el Betis ganara la Liga de Campeones o seguir cuatro años como alcalde. Juan Espadas estaba con la mosca detrás de la oreja porque el presidente de la Junta, Juanma Moreno, había afirmado antes, en un Foro de Abc,que las líneas 2, 3 y 4 del Metro de Sevilla estarán en los presupuestos de la Junta. Añadiendo Juanma que serán unos presupuestos tan buenísimos que hasta al PSOE le costará trabajo rechazarlos. Por lo que Espadas replicó que la Junta sólo va a incluir la actualización de las líneas, pero que están confundiendo a la gente, porque no van a poner 500 millones para comenzar las obras.

Principios quieren las cosas, don Juan, para no construir la casa por el tejado. O prometer el tranvía en la Puerta Osario, cuando todavía no ha llegado a Santa Justa. Dijo que el proyecto será como un arco iris de tranvía, desde la Plaza Nueva a Santa Justa y desde allí a la Puerta Osario. Al arco iris nadie le ha marcado un gol.

También dijo Espadas lo del Papa, así que no prometió un milagro, sino dos. Sólo faltaría que viniera el papa Francisco a Sevilla para bendecir el tranvía de la Puerta Osario. Sin embargo, se sabe que el Papa, cuando era Jorge Mario Bergoglio en Buenos Aires, viajaba en Metro, para ir a las periferias y abandonar las zonas de confort. Si viene a Sevilla, es posible que el Papa no pueda viajar en Metro a Torreblanca, que era una estación de la línea 2. Al final, es una cuestión de prioridades. El Papa se iría, el Metro se quedaría. Quizá se puede llegar a un punto de encuentro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios