Visto y oído

Antonio / Sempere

Polvorín

ELI hace la vida imposible a sus vecinos. Y los vecinos llevan años quejándose de sus barrabasadas. Lanza objetos por la ventana, todos los objetos que podamos imaginar. Uno de sus pasatiempos favoritos es romper huevos en el interior de los buzones, creando una extraña tortilla gelatinosa con los correos del banco.

Lo vimos y oímos todo, servido en bandeja de plata, en el maratoniano Tal cual lo contamos. La reportera desplazada al barrio de Valencia donde suceden los hechos se rodeó de muchos de los afectados, que no acababan de contar disparates. Hasta que vimos a la afectada y lo entendimos todo. Al principio, la señora se mostró huidiza. Pero enseguida confesó a la redactora. Teniendo por testigos a esos dos perros de los que parece que nunca se separa. El cámara, indiscreto, mostró sus brazos, rebanados por los cortes y las autolesiones. La mujer lloraba. "Me hacen la vida imposible, no me dejan vivir en paz, son ellos". Y repetía que no es nada agresiva, y lo único que ocurre es que de vez en cuando le dan crisis de ansiedad.

En un afán conciliador, la reportera escenificó un encuentro entre los vecinos y la acusada de entrometerse en sus vidas un día sí y otro también. La señora acudió a la cita, pero apenas el corrillo inició sus quejas, ella salió por piernas, con sus perros, asegurando que no iba a decir nada, ni siquiera iba a defenderse.

En eso que una vecina puso el dedo en la llaga. "Dice la policía que no pueden hacer nada porque no hay delito. Hasta que no pase algo gordo todo seguirá igual". Visto lo visto y oído lo oído en el programa de Antena 3, cualquier día puede pasar algo gordo. El polvorín está que arde.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios