Editorial

Los Presupuestos de la decepción

EL proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2015, entregado ayer por el ministro de Hacienda al presidente del Congreso de los Diputados, responde a la convicción del Gobierno de que la economía española está saliendo de la recesión y, en esta medida, son unos presupuestos concebidos para la etapa de la recuperación, con un destacado aumento de las partidas destinadas a la inversión, una subida mínima de las pensiones y la entrada en vigor de las rebajas fiscales anunciadas por el Ejecutivo después de tres años de incumplimiento de las promesas electorales en materia de Hacienda. No obstante, desde el punto de vista del interés de los ciudadanos de la provincia de Sevilla resultan decepcionantes. Basta considerar el alcance de las previsiones presupuestarias sobre algunas de las necesidades provinciales de infraestructuras, ampliamente sentidas por la población y defendidas por los agentes económicos y sociales sevillanos. El mayor esfuerzo inversor de los PGE, por ejemplo, se concreta en los 37,6 millones de euros para la SE-40, de los que ocho se destinan a los dos túneles para salvar el Guadalquivir entre Coria y Dos Hermanas, siendo así que el coste total de ambas construcciones supera los 600 millones. El compromiso del Gobierno de desdoblar la N-IV entre Los Palacios y Dos Hermanas, un trayecto que concentra un elevado índice de siniestralidad y un alto grado de protestas populares, se limita a 9 millones, una cantidad muy alejada de los 77 que se han calculado para el desdoble total del tramo citado. Otras cifras que alimentan el sentimiento de decepción con los presupuestos son: 175.000 euros para los Cercanías de Renfe, cero euros para las tres nuevas comisarías de Policía de la capital (Bermejales, Polígono Sur y Nervión), escaso avance en la A-49 y apenas cuatro millones para la SE-35. El dragado del río se "beneficia" de un presupuesto de 30 millones, que es exactamente el mismo que el año en curso y que no deja de ser una especie de brindis al sol, puesto que la obra continúa supeditada a la resolución de las trabas medioambientales que tienen paralizado el proyecto. En materia cultural, el panorama es desolador. Se dota la rehabilitación del Alcázar del rey Don Pedro, de Carmona, pero ninguna partida ha sido contemplada en la capital de Andalucía para la ampliación del Museo de Bellas Artes, la segunda hemeroteca nacional, para la Catedral ni para la rehabilitación del Museo Arqueológico, necesitado desde hace años de una actuación integral que supere sus notables deficiencias. Sevilla y su provincia han sido, maltratadas, en suma, en la elaboración de los PGE por parte del Gobierno de la nación.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios