La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Recuerdos de mayo como mes de María

Flores y sudor en una extraña simbiosis de olores que se nos vienen a la memoria en este sábado de mayo. Mayo florido y hermoso que nos retrotrae a un tiempo lejanísimo en un colegio religioso que tiraba la casa por la ventana en este mes, considerado como el mes de María. Así como en cuaresma eran los ejercicios espirituales los que acaparaban la agenda, con aquellas proclamas desde el púlpito que nos mandaban a la cama con el miedo a la eternidad metido en los tuétanos del alma, en mayo se circunscribía a ir con flores a María "que madre nuestra es". Y en la capilla del colegio, la sabatina se nos quedaba grabada con el calor y la mezcla de olores en su ADN, tanto que al cabo de tantísimos tacos de almanaque como fueron a la papelera el recuerdo sigue latente muy a pesar de que aquellos tiempos de entonces se parecen a éstos como un huevo a una castaña, nada, o sea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios