Sevilla FC Sampaoli se estrenará como 'streamer' en Twitch este jueves

Antonio brea

Historiador

Redescubriendo a Hobbes

Es 'Leviatán' un exquisito tratado sobre la esencia del ser humano y de la vida en sociedad

La primera vez que acometí la lectura íntegra de la obra más conocida de Thomas Hobbes, fue por encargo de Francisco Núñez Roldán, uno de los mejores profesores de mi época como estudiante universitario y a menudo confundido con el novelista homónimo también vinculado a nuestra ciudad. Un equívoco difícilmente evitable, si tenemos en cuenta que además comparten una similar formación humanística, la común vocación docente y la condición de colaboradores de este periódico.

Treinta años han tenido que transcurrir para que de nuevo bucee en cada uno de los capítulos de Leviatán, animado por las numerosas referencias que al autor inglés hace Dalmacio Negro en el centenar aproximado de artículos que componen el volumen Liberalismo, iliberalismo. Artículos políticos (1989-2013). Un auténtico regalo para el intelecto, publicado por Los Papeles del Sitio, perfecto ejemplo de los buenos sellos editoriales que proliferan en Sevilla y su provincia.

En sus más de cuatrocientas páginas, se clarifican conceptos como pueblo, sociedad, nación, estado, democracia, liberalismo o imperio, de los que los profesionales que nos movemos en los ámbitos de la comunicación y la enseñanza hacemos frecuentemente un uso impreciso o abusivo.

Nacido en 1931, el veteranísimo politólogo madrileño sería objeto de veneración en cualquier país donde se aprecie merecidamente la verdadera sabiduría. Algo cada vez más difícil de hallar en estos tiempos de apogeo de la estulticia.

Volviendo a Hobbes, cuya existencia conocí inicialmente gracias a las asignaturas de Filosofía que se cursaban en el último año de Bachillerato y el extinto COU, es sin duda uno de los más grandes pensadores que nos legó el lejano siglo XVII, en el que desarrolló su vida adulta.

Hijo de un clérigo que ejercía su ministerio en el reinado de Isabel I, escribió su libro más importante en un momento en el que el continente padecía las consecuencias de la Guerra de los Treinta Años e Inglaterra las de la contienda civil entre los partidarios de Carlos I y los de Oliver Cromwell, fascinante y tiránico protagonista de la única experiencia republicana en el devenir de la insular Albión.

Es Leviatán un exquisito tratado filosófico sobre la esencia del ser humano y de la vida en sociedad. La racionalidad de sus argumentos emerge, al margen de su grado de actualidad o acierto, sobre el violento fanatismo religioso que causó muchas de las calamidades que se abatían sobre el mundo en el que fue redactado.

Partiendo de un pesimismo antropológico en el que la guerra es el ambiente natural de unos hombres enfrentados por el choque de intereses entre sus respectivas ansias de poder, Hobbes concibe una teoría política orgánica en la que el Estado, con mayúscula, es reivindicado como prodigiosa maquinaria que garantiza la paz y la seguridad de todos.

Para las personas que dedicamos nuestra labor como funcionarios, al servicio de nuestros conciudadanos, este antiguo y brillante erudito debiera ocupar un lugar de privilegio en nuestro santoral laico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios