LA bolsa española perdió ayer el 1,8% y se acercó a los 10.500 puntos contagiada por el retroceso de las plazas internacionales, los resultados empresariales y el negativo comportamiento de la banca, según los expertos consultados por Efe.

La prima de riesgo subió de 135 a 143 puntos básicos y el principal indicador del mercado nacional, el Íbex, bajó 193,2 puntos, hasta 10.514 puntos, nivel que no registraba hace dos semanas.

En la sexta peor semana del año ha perdido el 3,44%, aunque en el año acumula todavía una subida del 6,02%.

En Europa, mientras el euro subía hasta 1,343 dólares, Fráncfort perdía el 2,1%; el índice Euro Stoxx 50, el 1,39%; Milán, el 1,02%; París, el 1,01%, y Londres, el 0,76%.

La caída de las plazas europeas tras el descenso del 2% de Wall Street el jueves (la mayor bajada desde el comienzo del pasado mes de abril) propiciaba el retroceso del parqué nacional en la apertura. Los datos de la mejoría de la actividad industrial en China eran ignorados y los inversores ahondaban en la recogida de beneficios iniciada en la víspera al no poder regresar a la zona de máximos.

La posibilidad de la suspensión de pagos de Argentina, la situación de la entidad portuguesa Espírito Santo, que podría ampliar capital, y las cuentas de algunas compañías, como ArcelorMittal, llevaban a la bolsa hasta 10.500 puntos.

La mayor caída de las empresas del Íbex y del mercado continuo correspondió a Bolsas y Mercados Españoles (BME), el 7,3%, después de anunciar que había aumentado su beneficio un 17% en el primer semestre. A continuación se situaron dos compañías que redujeron sus pérdidas entre enero y junio: FCC cayó el 6,46% y ArcelorMittal el 5,86%. Sólo subió una compañía del Íbex: IAG, que comunicó que había ganado cerca de 100 millones de euros en los seis primeros meses del año.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios