SORTEOS Comprueba el resultado de la Bonoloto de este miércoles

Puntadas con hilo

María José Guzmán

mjguzman@grupojoly.com

Sevilla, ciudad de compras y algo más

El Ayuntamiento tiene planes de futuro para la Cartuja que van más allá de un centro comercial

El acuerdo alcanzado entre Adelante Sevilla y el PSOE para aprobar los presupuestos municipales para 2022 incluye entre otras propuestas -por cierto bien trabajadas y que hacen valer el papel de la izquierda ante su electorado- una que obliga al gobierno municipal a no incluir a la Cartuja como Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT). El proyecto estaba ya sobre la mesa de la Junta de Andalucía, que es la administración competente, y se podría traducir en un buen impulso para un territorio donde el gran beneficiado sería el centro comercial Torre Sevilla, en el que se aglutina en estos momentos el comercio en la isla.

La izquierda tiene sus razones para oponerse a la ampliación de estas declaraciones, que lo que vienen a suponer es una liberalización de los horarios comerciales. En su opinión, ello sólo favorece a las grandes superficies y no al pequeño comercio, no genera empleo ni solventa la crisis del sector. Desde 2018 y hasta 2022 en Sevilla están declarado como ZGAT el distrito Casco Antiguo y parte de Triana (calles Betis, Pureza, San Jacinto-zona peatonal y Plaza del Altozano). ¿Debería ampliarse este paraguas a la Cartuja? ¿Y por qué no a Nervión como algunos piden?

Lo que está claro es que Sevilla, cada vez más, es un destino de compras y que el gobierno local trabaja ya desde hace un tiempo para potenciarlo. Como lo es Málaga, donde todo el término municipal, pese a la oposición política, se ha convertido en ZGAT. ¿Podría pasar esto en Sevilla? Es posible.

Pero lo único cierto, por ahora, es que la Cartuja, aunque no sea declarada ZGAT, contará con un plan estratégico porque reúne otros atractivos capaces de atraer al turismo, y no sólo las compras. El gobierno de Espadas puso sobre la mesa este proyecto en plena pandemia y el equipo que le sucederá seguirá adelante, sin dudas, con él. Hay otros instrumentos en los que la apuesta por la Cartuja como territorio con alto potencial turístico tiene cabida, por ejemplo, el Plan de Sostenibilidad.

Sevilla ha tardado más de dos décadas en descubrir su particular isla del tesoro y, una vez que se ha producido el hallazgo, sería una simpleza dejar de incluirla en la estrategia turística de la ciudad, pues forma parte ya de la nueva marca de Sevilla. Es una de esas sombras que deben iluminarse en los próximos años para seguir creciendo con acierto y éxito en el mundo.

Atacar por atacar al turismo es de torpes. La pandemia ha demostrado de sobra que es una industria, potente y compatible con otras que puedan llegar a la ciudad. En Sevilla hay sitio para más turistas, y por ello hay que ampliar las visitas a otras zonas, y un patrimonio por explotar, por ejemplo, en ese eje que une la Encarnación con la Macarena. Y también para otro tipo de turistas, claro está.

El Ayuntamiento de Sevilla trabaja en un modelo turístico responsable, consciente de su impacto y donde el objetivo es conciliar el bienestar de los turistas y de los residentes para poner a las personas en el centro de las políticas turísticas sin renunciar a ninguna de ellas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios