Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El Sevilla es intratable en su fortín

Teniendo Europa tan a mano, la tropa sevillista no dejó de pisar ni un momento el acelerador

Nervión es indudablemente un fortín, una especie de Huerto del Francés donde la mayoría de quienes van en busca de fortuna no salen por su pie. Es el mayor tesoro del Sevilla y bien que lo rentabiliza. Difícilmente, el Sevilla se tira al callejón cuando se mueve ante su gente y ayer, cuando se libraba asegurar una nueva presencia continental, nada más y nada menos, pues quién iba a esperar que la tropa de Caparrós fallase.

Enfrente, un condenado que llegaba con la obsesión de hacer méritos para el indulto y que aguantó casi una hora con mucha más voluntad que acierto. Se retrasó el triunfo sevillista, pero cuando apareció fue no sólo para quedarse, sino para no admitir contestación alguna. Era una superioridad manifiesta y ésta nacía de la intensidad que el equipo saca a relucir cuando no cabe otra. Pero el gol tardaba en llegar aun cuando se sucedían las ocasiones ante el portal rayista.

Lo que pasaba nada tenía que ver con lo que tenía que pasar y así llegó el chaparrón de goles en una tacada que abrió Promes. Y es que por los costados, Navas y el propio Promes percutían una y otra vez para que la línea de flotación vallecana fuese perdiendo altura en una suerte de clara progresión geométrica. Tras el gol del holandés, el Rayo tiró la toalla y ya no opuso obstáculo alguno a la insultante superioridad que el Sevilla mostraba desde el primer tañido de campana.

Europa sigue en juego, pero pocos en su juicio dudarán de la presencia sevillista. No sólo Europa, pues la opción de volver otra vez a Champions está muy a mano y quién iba a pensar que un equipo que se vio obligado a cambiar de caballo en medio del río iba recobrar sus opciones. El Rayo sólo fue espectador de cómo el Sevilla se emplea cuando el objetivo es asequible, sobre todo cuando el pleito se dilucida a favor de querencia en ese fortín que se halla en Nervión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios