Fragmentos

Juan Ruesga Navarro

Sevilla marketing

EN cualquier ciudad el objetivo prioritario de sus gobernantes debe ser conseguir la creación de un entorno de calidad para el disfrute de sus habitantes. Llevar adelante una buena administración de los recursos propios y además captar todos los recursos extraordinarios que ayuden a tal fin, tanto públicos como privados. Para conseguir unos buenos servicios públicos de educación, sanitarios, vivienda, suministros de energía y agua, limpieza, zonas verdes y transporte público. Ahorro de energía y respeto medioambiental. Una oferta cultural que cubra todos los sectores sociales, todas las artes y toda la ciudad. Una ciudad en la que se desee vivir y en la que nuestros hijos planeen su nuevas iniciativas, sin tener que pensar en irse de aquí en busca de mejores oportunidades. Y todo eso fomentando la creación de riqueza, rebajando la carga impositiva, haciendo que las tasas municipales y los trámites no frenen las nuevas iniciativas empresariales, buscado el mayor y mejor empleo posible. Y además en Sevilla, disfrutando de una ciudad de arte y patrimonio y de la buena convivencia. 

Para lograr esas inversiones extraordinarias hay que ofrecer proyectos singulares que justifiquen la intervención estatal o de la Unión Europea y hacer atractiva la ciudad para los inversionistas privados. Para ello se está recurriendo a técnicas conocidas como city marketing, que en términos prácticos se trata de presentar la ciudad como un producto interesante en el mercado de las inversiones públicas y privadas. Programar grandes eventos es parte de esa estrategia económica y el sector del turismo, el ocio, la cultura y el deporte son los campos favoritos de propuesta. Son una gama de proyectos que se manejan por las autoridades locales de medio mundo, como instrumentos de desarrollo económico y en muchos casos simplemente para dar a conocer la ciudad. Sevilla tiene la capacidad de seducir al visitante casi con su solo nombre, como tenemos que comprobar cuando participamos en congresos y foros internacionales. Estamos en las mejores cifras de visitantes. La ciudad es atractiva para recibir la vista de presidentes y dignatarios. Pero no nos podemos detener. 

La cuestión es cada vez más difícil y se complicará con el tiempo. Otra Expo no vamos a tener, hace tiempo que dejamos de creer en los Juegos Olímpicos. Será necesario pensar en grande, mejorar la oferta y agudizar el ingenio. Gestionar mejor las infraestructuras y equipamientos y, lo que es más importante, disponer recursos humanos suficientes en cantidad y calidad para que cuando se logren algunos de estos eventos, no haya que recurrir a expertos de fuera para su diseño y administración, como ha ocurrido hasta ahora tantas veces. Pensar en futuro. Planificar a medio plazo y largo plazo. 

Tenemos a pocos años vista conmemorar la circunnavegación del planeta por Magallanes y Elcano. Hay que seguir haciendo más y más conocido el nombre y la imagen de Sevilla en el mundo entero. Pero no debemos olvidar que el fin último de todos estos esfuerzos y logros es conseguir una mejor calidad de vida para todos los sevillanos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios