Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Sigue adelante la vampirización

Los descensos de antaño eran muy dolorosos, pero había club y la meta del retorno movía lo que hiciera falta

QUIZÁS la única noticia buena que ha deparado el Betis desde la tarde del domingo sea que dos de las grandes estrellas que tenía comprometidas para el curso próximo ya no quieren venir al Betis. Iriney y Bruno no quieren jugar en Segunda y hacen muy bien, lo que debería acogerse por los béticos como una especie de liberación. Es una gran noticia aunque también sea triste que haya futbolistas de ese perfil que tampoco quieran jugar en el Betis. En este Betis que pierde la sangre caudalosamente por un proceso de vampirización que comenzó en junio del 92 y que, se diga lo que se diga, no presenta fecha de caducidad.

Me prometí a mí mismo, y contra mí mismo, una tregua, pero no puede ser. Lo del Betis no es de recibo en ninguno de sus aspectos y ya se ha consumado lo que veníamos adelantando desde tiempo inmemorial. No hay nada peor en el mercantilizado fútbol de hogaño que dejarle a otro el sitio en la gran tarta, en la Primera División. Es tanta la diferencia de vida tras el descenso que hasta la propia supervivencia se hace complicada. Y aunque desde algunos sitios se habla de que ésta pueda ser la catarsis para la posibilidad de otro Betis, particularmente he de confesar con mucho dolor que esta catástrofe no garantiza, ni muchísimo menos, un tiempo mejor.

El Betis que era de los béticos solía renacer de sus propias cenizas con cierta asiduidad. Un descenso era un dolor, claro que era un dolor, pero tras el descenso reaparecía la zanahoria del ascenso para ir tras ella con ahínco. Aunque fuese con el manque pierda como único combustible, la meta se alcanzaba. Lo de ahora no tiene nada que ver con lo de entonces porque al Betis lo están dejando sin sangre a base de succionarle la yugular. No hay club, el encefalograma da plano desde dentro y, por mucho que se alborote desde fuera, lo único positivo que se oyó desde el domingo es que dos grandes estrellas del fútbol universal ya no quieren jugar en el Betis.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios