TIEMPO Bajo de Guía se tiñe de blanco tras una impresionante granizada

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Susana quiere volver

El futuro presidente tendrá mucha tarea, porque Andalucía está al borde del millón de desempleados

Desde la celebración de las últimas elecciones al Parlamento de Andalucía, que tuvieron lugar en diciembre del año 2018, hasta el verano de 2020, Susana Díaz que había sido la candidata a la presidencia por el PSOE, guardó un prolongado silencio de sus actuaciones públicas. Sólo reapareció y no ella, personalmente, sino el secretario de organización del PSOE, el gaditano Juan Cornejo, quien se ocupó de comparecer ante la prensa y de responder a las críticas que habían formulado desde el Partido Popular a la inactividad de la ex presidenta, "que llevaba un tiempo tumbada a la bartola, sin dar un palo al agua". Luego tampoco se prodigó, evitando, como es natural, cualquier crítica al secretario general de su partido, ni siquiera la más leve en ninguna de las muchas ocasiones que le dio. Quizás recordaba que Pedro Sanchez tuvo más votos que ella en las primarias socialistas de mayo de 2017. Con su silencio, se olvidó de su impecable dicho de que siempre que alguien se salta el Estado de Derecho, está la Constitución para protegernos.

Ahora y para que no se olvide, recuerda en una comparecencia pública que fue en 2018 la cabeza de lista más votada, lo que en su opinión haría aconsejable que fuera la candidata de su partido a la presidencia de la Junta. No creo que al triunfante Pedro Sanchez, le vaya a preocupar que Susana Díaz se ofrezca desde ahora como candidata de los socialistas a la presidencia andaluza en las próximas elecciones, ni siquiera cuando su posible fracaso en el empeño le quitaría un posible rival. Esto no significa que Susana no tenga ya, su "poderío y tronío", que son dos virtudes que se le reconoce y que, como ya escribí en anterior ocasión, se cantaba a los americanos en la película Bienvenido Mr. Marshall: "Vienen a España guapos y sanos y viva el tronío de ese gran pueblo con poderío".

El futuro presidente tendrá mucha tarea, porque Andalucía está al borde del millón de desempleados y la cifra se supera ampliamente si se suman los trabajadores afectados por un ERTE y los autónomos con prestación por cese. Y en cuanto a las vacunas, se han puesto en Andalucía veintitantas mil de las setenta mil que hay que poner, por lo que si queremos alcanzar la inmunidad de grupo, el objetivo está lejos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios