La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Tristeza por la noche más esperada

Era la gran noche de Sevilla, la noche de todas las noches que presenta el calendario lúdico de la ciudad. Aquel invento de Jacinto Ilusión de hace un siglo fue ganando en trapío año tras año para llegar a lo que es. Mejor dicho, a lo que era, pues en su camino, como en tantos y tantos caminos, se cruzó esta peste que nos ha deparado el Siglo XXI para convertirla en lo de hoy. Lo de hoy es un ejercicio virtual que ha sacado a flote el Ateneo, pero que en nada tendrá parecido con lo que fue la noche de la Cabalgata. Y es que en este tiempo de pandemia y crujir de dientes, la virtualidad es lo que impera. Centros de trabajo desertizados por el imperante teletrabajo, convivencias rotas por el imperio de la distancia social, razones que la razón apenas entiende y hoy llega la frustración de cómo esas calles repletas de ilusión y caramelos serán sólo un recuerdo que a ver cuánto dura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios