FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Crónica Personal

Triunfo indiscutible del PP, el PSOE suma una nueva derrota electoral

Los gallegos votan masivamente al PP de Núñez Feijóo y Rueda y dan el mayor castigo de su historia al PSOE de Pedro Sánchez. Ana Pontón y el BNG ha logrado un éxito excepcional en el que tiene mucho que ver rechazo general al presidente del Gobierno El PP revalida la mayoría absoluta en Galicia Juanma Moreno celebra la victoria de Rueda: "Es el triunfo de la moderación y el equilibrio"

Alfonso Rueda, antes de su comparecencia tras la victoria electoral del PP en las elecciones gallegas.

Alfonso Rueda, antes de su comparecencia tras la victoria electoral del PP en las elecciones gallegas. / Lavandeira Jr. / Efe

ÉXITO del PP, muy buen resultado del BNG, que se convierte en el segundo gran partido de Galicia, y fracaso estrepitoso del PSdeG, que hay que adjudicar a Pedro Sánchez.

Si las elecciones de Galicia eran un plebiscito sobre Alberto Núñez Feijóo, como pretendía La Moncloa, el presidente del PP se ha coronado como líder indiscutible del centro-derecha, mientras Pedro Sánchez sigue cuesta abajo en la aceptación de los españoles.

Ha vuelto a sufrir una nueva derrota electoral, no suma ninguna victoria desde que es presidente del Gobierno. No vale el argumento de que él no se presentaba a estas elecciones, porque se ha implicado directamente en la campaña, dio instrucciones a los miembros de su Gobierno de que también participaran… y eligió a GómezBesteiro como candidato, un político de poco carácter, que ha tenido que callar ante la estrategia de La Moncloa de centrarse en potenciar al BNG para lograr así gobernar como socio del partido nacionalista. Será Alfonso Rueda quien gobierne, un hombre tranquilo, previsible, que se forjó a la sombra de Feijóo y es fundamentalmente un gestor eficaz que conoce muy bien Galicia.

Necesitaba esta mayoría absoluta, ser presidente elegido, no presidente que heredó la Xunta cuando Feijóo dejó Galicia para asumir la presidencia del PP.

La candidata del BNG, Ana Pontón, tras el resultado electoral de este 18-F. La candidata del BNG, Ana Pontón, tras el resultado electoral de este 18-F.

La candidata del BNG, Ana Pontón, tras el resultado electoral de este 18-F. / Cabalar / Efe

Ana Pontón se ha convertido en una nueva referencia en la política española. Ya lo era en Galicia desde hacía unos años, pero el éxito que ha tenido este 18-F ha sido excepcional. No sólo lidera un BNG que ha tenido el mejor resultado de su historia, sino que ha dejado tan atrás al socialismo gallego que es impensable que se pueda recuperar a medio plazo. No desde luego si sigue Sánchez al frente de la secretaría general, en el éxito del BNG tiene mucho que ver el rechazo creciente a Sánchez en toda España, visualizado en estas elecciones gallegas más que nunca.

Pontón es una política sólida, con trayectoria. Se defiende bien, tiene buena imagen y ha tenido la inteligencia de mostrar una imagen moderada del BNG, una cara amable, cercana. Sin embargo, y lo sabían los gallegos, es una mujer que defiende posiciones extremas: referéndum de autodeterminación, inmersión lingüística total, y desaparición gradual de los cuerpos de seguridad del Estado del territorio gallego.

El candidato del PSdeG-PSOE, José Ramón Gómez Besteiro, comparece tras los resultados del 18-F El candidato del PSdeG-PSOE, José Ramón Gómez Besteiro, comparece tras los resultados del 18-F

El candidato del PSdeG-PSOE, José Ramón Gómez Besteiro, comparece tras los resultados del 18-F / Xoan Álvarez / Efe

Sánchez ha salido mal parado de su público desprecio a Feijóo. En uno de sus últimos días de campaña en Galicia dijo que el PP es un partido “desnortado, desfondado, ausente y desesperado” y que “todo en Feijóo es mentira”. Pues no debe conocer bien Sánchez a Galicia y a los gallegos, porque han votado masivamente al PP de Feijóo y Rueda, y han dado al PSdeG, el castigo más duro de toda su historia.

Sánchez lleva tiempo llevando al PSOE a las honduras de la desaparición. Galicia le ha puesto frente al espejo: es un político que resta, no suma, un político que lastra al PSOE. Sánchez ha visto la imagen de los millones de españoles que, como han hecho los gallegos este 18-F, abominan de sus pactos con Puigdemont, de sus trampas para salvarlo de la Justicia o, como ha anunciado el propio gobierno los últimos días, con un indulto si no cuaja la ley de amnistía.

En el capítulo de perdedores, además hay que apuntar a Yolanda Díaz, la más inconsistente de las líderes nacionales, lo que sabían la mayoría de los gallegos mucho antes de que Pablo Iglesias la nombrara ministra primero y vicepresidenta después. Soñaba con lograr media docena de escaños en su tierra, y se han quedado en cero. En nada.

En cuanto al otro gran perdedor, Vox, mejor le iría a Abascal retirarse a sus cuarteles de invierno. El problema es que no los tiene, siempre ha vivido gracias al PP y los cargos regionales que le ofrecía el PP. No fue muy agradecido a su antiguo partido. Se ha convertido en el mejor aliado de Pedro Sánchez: mientras exista Vox, el PP tendrá muy difícil gobernar porque Vox pierde escaños a docenas, pero esos votos que no le sirven para conseguir representación parlamentaria regional, local o en el Congreso impiden que el PP incremente los suyos.

¿Y ahora? Algo tendrá que suceder en la izquierda, aunque el PSOE que hizo historia está muerto, abducido por un Sánchez que ha cambiado los estatutos para mantenerse al frente del partido hasta que él quiera. Habrá que ver cómo reacciona frente a sus socios independentistas cuando asuma que el fracaso gallego está directamente relacionado con sus negociaciones con Puigdemont. Y habrá que ver si alguien en el PSOE es capaz de cuestionar seriamente el liderazgo de Sánchez, que hoy lleva al partido al desastre.

En cuanto al PP… Feijóo se asienta como líder. Pero se equivocaría si se deja ir por la inercia triunfal de este 18-F. El PP necesita cambios, potenciar el partido con figuras que sepan de política nacional, de estrategia, de cómo abordar situaciones de crisis, de profesionales que vean el peligro desde lejos, que impidan a las figuras cometer errores de bulto como los varios que han puesto en peligro la mayoría necesaria para seguir gobernando en Galicia.

Hay vida para Feijóo tras este éxito gallego, pero habría más vida todavía si hiciera el esfuerzo de estructurar el PP como debe estar estructurado un partido de gobierno.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios