Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Vox

Casado tiene que cuidar que Vox no le obligue a derechizarse demasiado; las elecciones no se ganan en los extremos

Este partido político que se crea, según sus estatutos, para la renovación y el fortalecimiento de la vida democrática española, ha celebrado en la plaza de toros de Vista Alegre un congreso, bajo el lema "elecciones ya". Han asistido casi 10.000 personas y 3.000 se quedaron a las puertas, por la limitación del aforo. Consideran un éxito la asistencia tan numerosa, si se tiene en cuenta que solo tiene 10.500 militantes (hace poco tenían 3.400), que dicen, abonan la cuota. Este éxito ha servido al ex presidente de AP y del Gobierno de España, sr. Aznar, para comentar, con su hieratismo habitual, que cuando él dejó el Gobierno, legó un espacio unido y ahora el sucesor lo hereda troceado en tres, incluyendo a Cs. No hace falta ser un experto politólogo para entender que señala a su sucesor, Rajoy como culpable del troceamiento, aunque fue él el que lo hizo presidente del partido, por su exclusiva voluntad, prefiriéndolo a Rato, el otro candidato, hoy convicto y a punto de entrar en prisión.

En los tiempos de Fraga existía un partido, que lideraba el notario Blas Piñar, llamado Fuerza Nueva, situado a la derecha de AP y algo nostálgico de la dictadura anterior. En una ocasión le dije a Fraga que sería bueno que ese partido tuviera votos suficientes para conseguir diputados y así, la AP democrática que él lideraba no fuera confundida con un partido no democrático. Me dijo que le había costado mucho esfuerzo ser el único partido de la derecha.

Aznar, en su crítica, que es cierta en cuanto a la pérdida de votos (3 millones en las últimas elecciones) no tiene en cuenta la España en que vivimos. Hoy el panorama es distinto. Pedro Sánchez, con su ambición desmedida, ha conseguido el Gobierno de la nación, con el apoyo no sólo de la izquierda radical, sino también de los separatistas vascos y catalanes, que ya están proclamando en público: "Necesitamos una oferta ya para activar la independencia" ( así se lo ha dicho dicho Torrá a Sanchez el día de ayer) Ellos no se contentan con la mejora de la autonomía, ni siquiera con más dinero, sino sólo con la independencia, porque que según la editorial El País, ésta es una "aspiración protegida por la Constitución" (¡¡).

La defensa de la familia tradicional, la derogación de la Ley de Memoria Histórica y la unidad de España son principios de Vox que suenan muy bien a muchos españoles. Otros, no tanto. El joven Casado presidente del PP tiene que cuidar que Vox no le obligue por imitación o sentimiento a derechizarse demasiado, porque las elecciones no se ganan en los extremos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios