Lo decía el viernes en estas misma páginas la doctora Rosario Amaya, jefa de la UCI y directora médica del Hospital Virgen del Rocío: "Estamos muy preocupados por las reuniones de Navidad". Si alguien tiene argumentos para dar la voz de alarma de lo que se nos puede venir encima es esta profesional sanitaria que ha tenido que hacer frente a la principal emergencia en muchas décadas. Las semanas próximas, si no se actúa con prudencia, pueden significar un incremento de contagios que terminará afectando, inevitablemente, a la situación hospitalaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios