Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Waterpolistas

SÍ, sí...", Javier Soriano no se anda por las ramas de la contención y de los tecnicismos. Es sincero, se exalta como un hooligan radiofónico y eso es una característica extraña en los micrófonos polideportivos de TVE. Por eso el ex nadador llama la atención de unas apocadas retransmisiones olímpicas. Dándose codazos con Julia Luna (la de "los mataos"), se transfigura en el Manolo Lama de la piscina. A falta de medallas el personal está al quite de las arritmias, las sorpresas y también los gazapos televisivos, tan frecuentes como inevitables durante tantas horas en directo, como ese "¿Pero qué más queréis que diga, si aquí no hay ná?" pronunciado por Esteban Gómez tras el bronce en las aguas bravas. El graderío global instantáneo, twitter, echa humo con momentos como ese que en tiempos sin redes sociales sólo era un carne paraaquellos rellenos de zapping que han desaparecido.

En Estados Unidos, donde nadan siempre en momentos de gloria deportiva, sí andan los ánimos más cabreados con la cadena NBC, que ha preferido trasladar las retransmisiones al horario nocturno estelar aunque sean en diferido y en sus propios informativos adelanten los resultados finales. Las meteduras de pata están colmando la paciencia de los forofos estadounidenses quienes el otro día verían sorprendidos un descolgada teta compatriota de una jugadora de waterpolo durante el partido ante las españolas. El inesperado pecho, que no fue editado para la emisión en diferido, ha levantado las iras y parece que algo más (qué triste) entre la audiencia más conservadora. La NBC ha tenido que disculparse por esa fugaz anatomía que ha provocado una insólita escandalera, cuando hay cosas más importantes por las que sentirse escandalizado. O compungido. Elija por sorteo cualquier página de este periódico y encuentre su momento waterpolista.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios