Editorial

El abogado Del Nido, en prisión

EL abogado José María del Nido, que fue presidente del Sevilla FC en la etapa más brillante de la historia del club, ingresó ayer en la cárcel Sevilla I para cumplir la condena de siete años que le impuso la Audiencia de Málaga por su implicación en el caso Minutas. Lo hizo casi en vísperas del cuarto aniversario del inicio del juicio de esta causa estrechamente vinculada a la corrupción política municipal. Del Nido llegó al establecimiento penitenciario a primera hora de la mañana y después de que un auto de la Audiencia malagueña le advirtiera, el día anterior, de que debía presentarse en la prisión o sería decretada una orden de busca y captura. El auto es consecuencia de haberse agotado con creces el plazo dado para empezar a cumplir la condena, sin que el incidente de nulidad, la petición de indulto -que fue suscrita por la mayoría de los presidentes de los clubes de Primera División- y la demanda de suspensión de la ejecución de sentencia mientras se tramita el indulto dieran el resultado perseguido por el condenado. Todo es consecuencia, según el auto del tribunal, de la gravedad de los delitos por los que José María del Nido fue condenado y de la inasumible sensación de impunidad que produciría en la sociedad la revocación de la sentencia por una decisión del Gobierno. Con respecto a la gravedad de los delitos, hay que recordar que se trata de prevaricación, malversación y fraude por haber detraído fondos del Ayuntamiento de Marbella por importe global de 2,86 millones de euros entre 1999 y 2003, en connivencia con el entonces alcalde Julián Muñoz, sucesor de Jesús Gil, sobre la base de informes y dictámenes jurídicos inexistentes o inflados que, en todo caso, podrían haber realizado los letrados del Ayuntamiento. La Audiencia castigó este saqueo con una pena de siete años y medio de prisión, que el Tribunal Supremo redujo levemente, a siete años, eliminando el delito fiscal que la Audiencia había también estimado en primera instancia. José María del Nido, que realizó una gestión muy acertada al frente de uno de los equipos más señeros del fútbol español, pretendió en los últimos meses utilizar esta faceta deportiva en su beneficio, demorando la dimisión hasta diciembre pasado y movilizando a diversas instancias deportivas y mediáticas a favor de la concesión del indulto incluso antes de empezar a cumplir la condena dictada. Ha sido inútil, como decimos, por la gravedad de los delitos cometidos y demostrados con pruebas que el más alto tribunal del país ha considerado convincentes y sólidas. La Justicia se ha pronunciado inequívocamente sobre estos delitos (no errores, como Del Nido ha pretendido) y el abogado está finalmente en Sevilla I.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios