LA consultora inmobiliaria Inerzia divulgó ayer un informe sobre la situación del mercado terciario en la provincia de Sevilla en que desvelaba cómo se ha congelado e incluso paralizado promociones de oficinas en construcción en el Aljarafe no sólo por la crisis económica, sino también porque los frecuentes atascos en la autovía Sevilla-Huelva han supuesto que para los empresarios que tienen mucho volumen de negocio en la capital ya haya dejado de tener atractivo instalarse en la cornisa. Si los meteorólogos han acuñado la expresión tormenta perfecta para describir cuándo se da una conjunción de factores climatológicos adversos, bien podríamos tomarla prestada para describir lo ocurrido ayer en la A-49. El monumental colapso de tráfico registrado durante prácticamente toda la jornada por la masiva afluencia de público a los complejos comerciales aljarafeños al reclamo de una oferta de muebles es la demostración práctica de que, en estas condiciones, vivir y/o trabajar en esa parte del alfoz de Sevilla ha dejado hace mucho tiempo de ser un privilegio para convertirse en una tortura. Y el informe de Inerzia añade a la incomodidad la dimensión de la depreciación de los activos inmobiliarios por el problema de la falta de accesibilidad. El macroatasco de ayer es el ejemplo de las consecuencias de la imprevisión y descoordinación urbanísticas, en que, ante la falta de un plan de ordenación del territorio por parte de la Junta de Andalucía, la decisión unilateral de un municipio sobre la ubicación de un complejo comercial de dimensión regional en un embudo a las puertas de Sevilla acaba por taponar en un efecto dominó desde Chapina hasta allende Bormujos. El PSOE ganó las últimas elecciones con la promesa de acabar con la pesadilla del tráfico y con la permanente noticia en los partes radiofónicos de la DGT del colapso de la SE-30 y del puente del Centenario. Justo cuando la crisis económica debería acelerar la ejecución de infraestructuras como alternativa, no hay visos de que se materialice a corto plazo la construcción del tercer carril en la A-49, el tranvía del Aljarafe, la electrificación de la línea a Huelva para un Cercanías y la prolongación del Anillo ferroviario por la Cartuja. Son inversiones mínimas y, sin embargo, Sevilla sigue en la lista de espera.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios