Puntadas con hilo

María José Guzmán

mjguzman@grupojoly.com

Un brindis a las ocho

La hostelería se une para reivindicar a los bares como Patrimonio de la Humanidad 2020

La hostelería ha tomado el testigo en esa dura carrera de fondo a la que nos somete el coronavirus. Aplaudimos a los sanitarios, a los asistentes sociales, a los policías, a los maestros, a los trabajadores del sector primario que nos garantizan la alimentación, a los transportistas y también a los tenderos y empleados del supermercado... Cada uno tiene su particular lista de superhéroes de esta pandemia. En ellas también tienen un sitio destacado los autónomos y muchos de ellos son hosteleros y trabajadores del sector turístico. Y ahora que la llamada nueva normalidad se extiende y los motores que arrancan la economía empiezan a sonar bajito, ha llegado el turno de los hosteleros. Los aplausos de las ocho suenan a copa de cristal y brindis con cerveza, tapa y gel hidroalcohólico.

Si hay un elemento de la crisis que logra el consenso, son los bares y la necesidad general de regresar a ellos. Para algunos son templos, lugares sin los que la vida se entiende de otra manera y donde no sólo se come o se bebe, se habla, discute, se ríe, se llora, se hacen negocios, se aprende, se enseña, se celebra, se hacen amigos, se inician historias de amor, reencuentros y despedidas... Se socializa, se dice ahora; se vive, en definitiva.

Los bares forman parte de la historia de la gente. Y con este argumento, por primera vez se han unido las organizaciones más importantes del sector en España para pedir a la Unesco que declare a los bares y restaurantes Patrimonio de la Humanidad 2020, como ya lo es el flamenco, la Alhambra, la dieta mediterránea y aspira desde hace años a ser la tapa. Esta iniciativa, que parte de la organización empresarial Hostelería de España, la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc) y la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), se desarrolla a través de una campaña: #SoyPatrimonio2020, que ya está recopilando y difundiendo testimonios en redes sociales para defender la candidatura.

Que los bares y restaurantes son parte de nuestra cultura y que representan el mayor espacio de ocio y socialización que existe en España es algo indiscutible. Los promotores alegan incluso que los hitos importantes de la historia de España han tenido lugar en la barra de un bar, como la redacción de la Constitución y que escritores, músicos y humoristas dieron sus primeros pasos en locales hosteleros. Hay argumentos, otra cosa es que el comité de la Unesco considere oportuna la declaración en una sesión que estaba prevista precisamente en China.

Me pregunto si este título al que aspira la hostelería le ayudará a levantar los negocios. Lo que se vende para hacerse con el premio no es precisamente el valor económico de los bares, es algo más cultural y etnológico. España es el país del mundo con más bares por persona y lo que ha puesto en marcha esta revolución en las redes sociales no es más que la necesidad de levantar cabeza. Ojalá esto se convierta pronto en una anécdota de barra de bar, con brindis incluido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios