La ventana

Luis Carlos Peris

De la bulla pasamos a la ratonera

SIEMPRE se dijo que el sevillano es capaz de moverse por la bulla de forma natural, sin que haya callejones tan sin salida como los que se formaron este Domingo de Ramos. Resulta que entre el Consejo y el Cecop han logrado que eso haya desaparecido y que el sevillano parezca que ya no sabe moverse sin tropezar con el vecino. Se han dado maña estos genios en convertir la Semana Santa de Sevilla en un caos donde puede surgir el atasco en el rincón más impensable. No sé si con la idea de ponerles vallas al campo, el campo se ha hecho rico en ratoneras donde puede quedar atrapado no sólo el turista, sino el lugareño más experimentado. Yo no sé si es que este domingo hubo más gente que nunca al señuelo del deseado buen tiempo, pero sí doy fe que en jamás de los jamases, y ya son muchos esos jamases, fueron tantos los agobios y la sensación de sentirte sin salida.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios