Las dos orillas

josé Joaquín / león

Se busca otro Pablo Iglesias

LA izquierda española está buscando a otro Pablo Iglesias desesperadamente. Este es un país de poca originalidad. De modo que cuando algo obtiene éxito en contra de las suposiciones oficiales del mercado, todos se lanzan a buscar lo mismo, en vez de dar con la tecla utilizando el coco para idear algo diferente. Aquí, cuando tuvo éxito la trilogía de Cincuenta sombras de Grey, las editoriales se lanzaron a publicar libros de mujeres salidas y sumisas, para que los lean ellas hasta que se aburran. Y en la política pasa igual. Si aparece el líder de Podemos, que obtiene cinco eurodiputados, cuando en las mejores encuestas le daban dos o menos, el PSOE e IU se vuelven como locos para buscar un sucedáneo, empeño en el que se encuentran ahora.

En el PSOE vemos que Pedro (Sánchez) podría ser como su Pablo. Por cierto que tienen los nombres de los dos grandes apóstoles de la Iglesia. En IU, Cayo (que tiene el nombre de un papa mártir) está ya cediendo protagonismo a Alberto (que tiene el nombre de un fraile filósofo y doctor de la Iglesia), pues este Garzón, diputado por Málaga, es lo más parecido a Pablo Iglesias II que han encontrado. Por ello, Cayo Lara le ha encomendado la misión de fundar un nuevo movimiento social con Podemos. Como suele pasar con el PCE, consistirá en merendarse a los otros, bajo una supuesta coordinación.

Si las señoras y señoritas (o los que hayan salido del armario, o los que no sean ciegos) se fijan, tanto Pablo Iglesias II como Pedro Sánchez como Alberto Garzón coinciden en que no están exentos de cierto atractivo físico, al menos si los comparan con Rubalcaba o Rajoy. En esto siguen la estela de Felipe González, que cautivaba por su aspecto a no pocas votantes. De manera que se lo hago ver a las verdaderas feministas, con el trabajo que había costado encumbrar a Susana Díaz. ¡Atentas! Vuelve el político de serie de televisión.

Después estará lo que proponen, que al fin y al cabo es lo de menos, como se vio con Pablo Iglesias II. ¿Acaso sabían lo que votaban? Ahora le están descubriendo unos amigos que son lo peor de cada casa: chavistas, iraníes chiitas, etarras, lo que sea… Aun así, algunos lo han propuesto para presidente del Parlamento Europeo, como buen indignado que es. Y por si no hubiera bastante, Cayo y él nos quieren distraer con un referéndum para crear la República de Frikilandia. Esperemos que el PSOE histórico no se desnorte del todo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios