La campaña en Sevilla

Se puede decir que Susana es a Juan lo mismo que la Pérez al Pérez. Son de la misma cuerda en sus partidos

Las elecciones andaluzas han alterador la política en Sevilla. No sólo en los proyectos que dependen de la Junta. Por ejemplo, esos que pedían refrigeración en los colegios, para acabar con las saunas, se van a quedar con las ganas y con los paraguas. Ya vendrá el verano y habrá otro Gobierno. Esos proyectos de infraestructuras que dependen de la Junta quedan congelados. El consejero de Fomento, Felipe López, buen amigo del alcalde, no se sabe si seguirá siendo consejero de Fomento. Por consiguiente, hemos entrado en una fase tonta, de parálisis administrativa. Ahora, si te he visto no me acuerdo. Todo consejero es finito y toda consejera es finita. Menos María Jesús Montero, que ascendió a ministra.

El propio Juan Espadas fue consejero antes de ser alcalde. También fue jefe de la oposición municipal contra Zoido, cuando los 20 concejales del PP. La vida da muchas vueltas de campana, por eso algunos se quieren llevar la carrera oficial de la Semana Santa al Paseo de Colón. ¿Y por qué no a la Torre Sevilla? Aquello es más grande y caben más sillas. Juan Espadas pudo ser candidato para sustituir a Susana Díaz en la presidencia de la Junta. Eso se rumoreaba cuando se suponía que Susana derrotaría a Pedro Sánchez y se convertiría en lideresa del PSOE, puede que en presidenta del Gobierno. Las vueltas de la vida a veces se convierten en volteretas.

Las próximas elecciones andaluzas tienen guasa. Aparte de su valor intrínseco para la Junta, van a ser un buen barómetro para las municipales, y ríanse ustedes de los del CIS. Porque la lista del PSOE de Sevilla estará encabezada por Susana Díaz y la del PP por Virginia Pérez. Se puede decir que Susana es a Juan lo que mismo que la Pérez al Pérez. Son de la misma cuerda en sus partidos, tanto en el PSOE como en el PP. Se verá por dónde van los aires para mayo del 19. También se verá cómo funcionan los participativos unidos. Por el contrario, en Ciudadanos se mantiene la intriga del candidato municipal. Así que sólo se verá por dónde va el arraigo general de la ciudadanía naranja.

Todo lo que era sólido (por plagiarlo de Antonio Muñoz Molina) se puede convertir en gaseoso. Y si no hay casera en San Telmo, nos vamos. Aunque las encuestas filtradas dicen que lo más probable es que la señora Díaz se quede. Incluso que copie el modelo de Espadas: me apoyo en la extrema izquierda, agitando el miedo a la derecha, y hago una política como de centro. Luego vienen los apoyos puntuales, y ahora Juan olvídate del presupuesto. Todo está inventado. Pero en la política sevillana se percibe la lógica inquietud.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios