fragmentos

Juan Ruesga / Navarro

El centro y sus barrios

EL centro de Sevilla, ese trozo de ciudad que rodeaban las antiguas murallas y ahora avenidas y calles, ha sido durante siglos toda la ciudad. La monumental, la comercial, la representativa y donde se vivía. Más Triana y San Bernardo. A lo largo del siglo pasado, la ciudad ha crecido con ensanches, barrios y barriadas. Hasta llegar a definir una nueva ciudad, que es la que habitamos ahora, en la que hay múltiples centros de atracción y relación. Es la ciudad de los centros comerciales en los barrios, como Nervión, y los grandes hipermercados, al pie de la SE-30 o en la cornisa del Aljarafe. Sevilla es más grande, más poblada, más compleja. Hay ya muchas Sevillas. El centro ya no es toda la ciudad, pero aún tiene un papel simbólico, representativo y monumental, comercial y turístico.

Para muchos sevillanos, entre los que me encuentro, el centro de Sevilla es un lugar donde vivimos y trabajamos. Donde saludamos a los vecinos por la calle y conocemos el nombre del señor de los periódicos, del propietario del bar, el de la frutería, y ellos conocen nuestro nombre y el de nuestros hijos. A lo largo de los años he vivido o trabajado en el barrio de San Marcos, en el de Santa Catalina, en San Luis, en la calle Feria, en la calle Imagen, en la plaza de Argüelles, en la calle San Vicente, en la plaza del Pan, en las Mercedarias, en la Judería y en la calle Pureza. He construido o rehabilitado casas en muchas calles del casco. He dedicado años a estudiarlo, su evolución, sus modificaciones. He colaborado en su catalogación y en los planes urbanísticos que lo protegieron de la destrucción de los años sesenta.

Y ahora, lo que me parece más importante es que sea un buen lugar para vivir. Con equipamientos y servicios. Guarderías y colegios. Espacios libres y áreas de juego para niños. Con mercados. El vigente Plan General contempla muchos de esos equipamientos con detalle y marca los solares y los lugares. Está todo en el Plan. Pero falta mucho por gestionar y realizar. También están en el Plan los aparcamientos y el Metro. Que son imprescindibles. Que el centro esté bien comunicado, pero no sólo para entrar, también para salir. Cuando necesitamos ir a los hospitales, a los recintos universitarios, a los grandes centros comerciales, etcétera.

Lo que quiero para los barrios del centro es lo mismo que quiero para el resto de los barrios de la ciudad. Bibliotecas, centros cívicos, centros de asistencia social, ambulatorios. Zonas verdes. Limpieza, buena recogida de basuras. Presencia de la Policía municipal. Que se cumplan las ordenanzas vigentes de horarios, ruidos, etcétera. Que los barrios del centro acojan familias jóvenes, con niños, además de las personas que llevamos toda una vida aquí. Un buen sitio para vivir, como siempre ha sido.

No me gustaría que el centro fuera un lugar de confrontación ideológica. Entre lo que hizo un alcalde y una corporación municipal o lo que van a hacer los nuevos responsables municipales. Mientras discutimos, no olvidemos que el centro son también sus barrios y sus gentes.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios