DERBI Betis y Sevilla ya velan armas para el derbi

Terapia de recuperación del PSOE andaluz en Torremolinos. El congreso de la desusanización marca una senda: reivindicación de sus dos presidentes de la Junta en los 80, olvido de los tres siguientes y descalificación del actual inquilino de San Telmo. Y, de camino, ausencia de autocrítica hasta en la música. Un grupo de rock amenizó durante más de una hora la espera en el inicio del 14 congreso regional del PSOE. Habían tocado un sinfín de piezas cuando de pronto sonó Nada fue un error de Coti Sorokin. El convaleciente socialismo andaluz ha vuelto al origen de sus cuatro décadas gloriosas a olvidarse de sus errores, resetear su pasado reciente, unir filas entre antiguos rivales y abrazar a Juan Espadas como el hombre que devolverá el partido al poder.

Todavía no se ve cómo. Ayer algunas oradoras como Ángeles Férriz o Adriana Lastra dedicaron más tiempo a descalificar al PP que a propuestas propias. La número dos de Sánchez repitió varias veces que a los congresos se viene a trabajar, hasta que recordó lo lúdico que había resultado el último nacional de Valencia y rectificó: "os malacostumbramos en el congreso federal". Férriz se auxilió en la wikipedia para calibrar la fuerza del PSOE andaluz, 47.000 militantes, 800 casas del pueblo, 460 alcaldes, 51 diputados y senadores, 33 parlamentarios regionales...

Más profundas estuvieron las secretarias generales de CCOO y UGT. Nuria López y Carmen Castilla pidieron a los socialistas que deroguen la reforma laboral del PP en España. Y la dirigente de Comisiones reclamó una enmienda a la totalidad de los presupuestos de la Junta. La ovación de los delegados evoca que Sánchez ganó el favor de las bases con un discurso izquierdista, en las primarias contra Díaz. Espadas reivindicó al primer presidente autonómico, Rafael Escuredo, como un símbolo. Y enunció una jaculatoria que han repetido todos los presidentes, los ensalzados, los ignorados y el atacado: "los andaluces no queremos ser ni más que nadie, ni menos que nadie".

Poca enjundia en la primera sesión. Fueron homenajeados Rodríguez de la Borbolla, José Asenjo, Manuel Pezzi, Carlos Sanjuán y Cándido Méndez como fundadores de la Federación Socialista de Andalucía, en el mismo escenario que hace 44 años. También Amparo Rubiales, como referente del feminismo. Montero y Lastra coincidieron en pedir elecciones sin apuro, digan lo que digan las encuestas: "que convoquen, aquí estamos, preparados". La recuperación anímica contó con el influjo de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que mostró orgullo por su partido y "por todas las personas, incluso las que no están", en velada alusión a los innombrados Chaves, Griñán y Díaz. Para un partido que presume de memorialista es un lunar inmenso este agujero negro de 38 años. Aunque la canción diga que nada de eso fue un error.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios