La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En el corazón de los días señalaítos

Avellanas verdes, sardinas asadas, cucaña, concurso de tiradores de cerveza, flamenco en el Altozano, pregón en el Hotel Triana, turbamulta Betis arriba y abajo, tritones en el río, banderitas en el puente y mudo de años el altavoz de aquel quiosco de Las Flores en el que Laureano ponía sin solución de continuidad el disco de pizarra de la Repompa. Estaríamos en el corazón de los días que en Triana se conocen como señalaítos, pero que han ido a parar al desván de la memoria y a ver hasta cuándo. Sin embargo, la gran fiesta del verano, que tiene su centro neurálgico en el arrabal y guarda pero que la vive toda Sevilla, sí ha contado con un bello cartel. Es un cartel que anuncia lo inexistente, aunque en lo más hondo del alma trianera subsista la Velá en una supervivencia virtual que en estas vísperas de la Señá Santana nos agita el bien colmado depósito de la nostalgia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios